lunes, 14 de octubre de 2013

Basket de otros tiempos

A-9. Foto Miguel
Si ayer os comentaba lo que me gustaba la sección de deportes de Jotdown Magazine a raíz de la entrada que escribí sobre el artículo de Fermin de la Calle dedicado a las partidas entre Deep Blue y Kasparov hoy os traigo algunas recomendaciones de la misma revista dedicadas a otro de mis deportes favoritos: el baloncesto. Y es que no solo de rugby y ajedrez vive el hombre... Si tuviera que ser estricto con la linea editorial de este mi blog personal debería de recomendarosunicamente (y más teniendo en cuenta que Sabonis y la selección de Lietuva como sabéis son mi debilidad) las siguientes entradas:

A-9. Foto Miguel
Quizás por aquello de que se encontraban al menos cerca del Telón de Acero podrían entrar con calzador también:
A-9. Foto Miguel
Pero las que si que no tendrían lugar de ninguna de las maneras en este blog y que jamás podría recomendaros serían:
Así que estas tres últimas ni se os ocurra leerlas. Por cierto, las fotos que veis adornando la entrada de hoy a pesar de que no lo parezca tienen mucho que ver con el tema tratado ya que están tomadas desde un puente que cruza la autobahn alemana A-9 entre la localidad alemana de Denkendorf e Ingolstadt, aproximadamente el mismo lugar donde un 7 de Junio de 1993 aproximadamente a las 17:20 de la tarde un camión que circulaba dirección Nuremberg perdía el control, pegaba un volantazo para no comerse un coche que circulaba por su carril, a raíz de ese volantazo se llevaba por delante la mediana de la autopista y acababa con sus restos estrellándose con un Volkswagen Golf que circulaba en ese preciso instante en dirección a Munich. El único fallecido de ese aparatoso accidente fue un tipo que iba dormido en el asiento de l copiloto del Golf y ese tipo se llamaba Drazen Petrovic.


3 comentarios:

  1. Querido Miguel, yo también amaba el baloncesto de aquella época, recuerdo que a todos los altos les llamábamos "Tachenko", y cuánto odiábamos en España a Petrovic. Los maravillosos últimos años de gloria de los Lakers de Abdul Jabbar, Magic y Worthy, y la eclosión de aquéllos Detroit Pistons de Isiah Thomas y Dennis Rodman. Con los Bulls de Jordan me empecé a desconectar, no porque fueran peores, no; realmente ni sé por qué.
    Pero no vine a contaros cuentos de abuelito, sino a recomendar vivamente un maravilloso documental llamado "hermanos y enemigos" ("Once brothers") que trata sobre la amistad y el distanciamiento entre Petrovic y Divac, debido,por supuesto a la guerra en Yugoslavia. Petrovic era Croata, Divac, Serbio. El documental el emotivo y humano, y a quien pase del deporte y del baloncesto le puede parecer magnífico. Si, en cambio, recuerdas a esos jugadores, esas selecciones y esos partidos, entonces te parecerá sencillamente sublime.
    En cuanto a Petrovic, en su tierra está santificado, en el mundo del baloncesto también, y en mi caso particular (y creo que en el de muchos), el paso del tiempo hizo que remitiera aquél odio (que se ganó, todo sea dicho), y que ahora sea recordado como alguien entrañable, o al menos alguien que perteneció a una época entrañable. Por encima de la censura a sus actitudes, la admiración a sus aptitudes. Era el competidor absoluto, un jugador genial, un trabajador incansable, y en la NBA hubiera llegado mucho más lejos de lo que su corta vida le permitió. Dondequiera que estés, Drazen, perdonamos tus errores, y te recordamos con cariño como el mejor.

    ResponderEliminar
  2. Buenas JL-J,

    es gracioso pero estoy seguro que más de uno y más de dos firmarian esas lineas que has escrito. Un comentario muy acertado. Por cierto, gracias por la recomendación, me lo apunto.

    un saludo!

    ResponderEliminar
  3. No me toco vivirla en vivo por mi edad si conocer por videos el basket plavi, que me emociona ver el eurobasket 89, copa del mundo 90 y el baile de la final a los sovieticos en el Luna Park (claro si los lituanos y sin sabonis obviamente) y el Eurobasket 91.

    Para mi, como para muchos de ustedes pensar en el partido entre Yugoslavia y el primer Dream Team en Barcelona me estremece, hubo una pequeña funcion de una dignisima Croacia, pero ya no era igual faltaba la mistica de la camiseta azul, Divac, Zdovc y algunos mas...terrible que una guerra como la que desintegro Yugoslavia y a su pueblo tambien nos privo del mayor encuentro de la historia del basket.

    Un abrazo a todos es un placer leerlos desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...