miércoles, 5 de diciembre de 2012

El cementerio de las cápsulas espaciales

Foto Saoirse
Curiosísimo ESTE lugar con el que se encontró Saoirse el año pasado, nada más y nada menos que con un cementerio de cápsulas espaciales. Una suerte de almacén donde las cápsulas se encuentran amontonadas y olvidadas. La verdad es que uno las ve y puede pensar "¿porqué demonios no se las regala a un museo o algo así?" aunque bueno, después uno piensa en el número de cápsulas que se envían al espacio al año y tal vez es que no hay museos suficientes para albergar tanta cápsula. Sea como sea un lugar un tanto deprimente y triste.



2 comentarios:

  1. este es el motivo por el que la NASA desarrollo el programa de los transbordadores espaciales, un vehículo reutilizable.

    Las capsulas espaciales son desechables.

    ResponderEliminar
  2. Hola

    Cualquier museo de ciencia del planeta estaría interesado en adquirir o recibir alguna de esas cápsulas pero sólo las singulares llaman la atención de los grandes museos y estas no creo que se encuentren entre las que se ven en las imágenes.

    El principal problema que tiene la conquista espacial es la rutina. El lanzamiento de las Soyuz tuvo su momento pero después se convirtió en otro lanzamiento... y otro... y otro más y así sucesivamente. Hoy que se lance una Soyuz es algo que apenas tiene trascendencia y si la tiene es, probablemente, por el morbo del lanzamiento que sigue manteniendo la emoción del principio.

    No es sólo con las Soyuz, la propia Curiosity es un buen ejemplo. El lanzamiento... bueno, tuvo se interés. El viaje... ninguno. La llegada y aterrizaje ... el punto de interés más alto. Después... rutina que NASA intentó paliar con anuncios de descubrimientos que no han dejado de desilusionar. Por no hablar del descubrimiento que pasaría a la historia y que se quedó en una milonga lamentable.

    Y volvemos a lo de antes, si hubo decenas de capsulas Soyuz (más de 100) pues me parece normal que salvo las que marcaron grandes hitos el resto esté incluso en esas condiciones aunque sería más adecuado el que se hubiesen repartido por los museos de ciencia de la Federación Rusa que supongo habrá suficientes como para que ninguna cápsula quedase en el olvido.

    También hay que recordar que alguna se vendió. La TM-26 fue una.

    Hasta luego

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...