lunes, 27 de enero de 2014

El búnker de Ladeburg: vigilando los cielos de Berlín en nombre del comunismo

Foto Miguel
Día 31 de Diciembre de 2013. Ladeburg, afueras de Berlín. 16:00 horas. Apenas un día antes había recibido un mail proveniente de Anja, una vieja ciberamiga de Rusadas, en la que me indicaba que debía de personarme en latitud 52.719242 y longitud 13.599744 a esta misma hora. Reconozco que la fecha tal vez no era la más acertada para quedar con nadie pero dado que me encontraba en Berlín solo... ¿como iba a decir que no?


Foto Miguel
El sol se estaba empezando a poner y la temperatura rondaba los 4 grados centígrados. El cielo se encontraba bastante despejado y todo indicaba que iba a ser una nochevieja bastante fría. Llegué a la hora convenida al lugar establecido, un lugar en medio del campo desde el que se hacía difícil escuchar los cohetes que estallaban en el día de nochevieja berlinesa.


Cerrado. Foto Miguel
Puntuales a su cita aparecieron mis anfitriones: Torsten, Henry, Anja y su perro Hartmut, a los que más tarde se uniría Peter. Abrieron la cancela y amablemente me indicaron donde aparcar la furgoneta para a pedirme que les siguiera a pie.


Control de acceso. Foto Miguel
Sin saberlo, había cruzado a bordo de mi furgoneta el perímetro de la antigua sede de la Brigada Antiaérea de Misiles número 41 del Ejército Popular Nacional de la RDA bautizada en su día como Brigada "Hermann Duncker" en honor a uno de los fundadores del Partido Comunista Alemán fallecido en la cercana localidad de Bernau.


Control de acceso. Foto Miguel
La misión de las Tropas de Misiles Antiaéreos de la RDA era la de garantizar la protección aérea de aquellas áreas a las que estaban asignadas las cuales eran los más importantes centros político-administrativos e industriales de la RDA. 


Abierto. Foto Miguel
El centro de mando de la Brigada Antiaérea de Misiles "Hermann Duncker" situado en la localidad de Ladeburg en el cual me encontraba yo fue construido entre los años 1982 a 1986 y fue en Noviembre de ese mismo año cuando se puso en funcionamiento. Este centro de mando estaba compuesto por una serie de edificios en superficie y un búnker subterráneo de dos pisos desde el que se coordinaba toda la defensa antiaérea de la ciudad de Berlín en base a los datos que le proporcionaban todos los radares que se encontraban distribuidos alrededor de la capital alemana. Entre sus responsabilidades también estaba el controlar los corredores que usaban los aliados para acceder a Berlín Oeste por aire, el de coordinar intercepciones aéreas y el de ordenar el lanzamiento de misiles para proteger los cielos de Berlín en caso de que fuera necesario. Casi ná.


Control radiológico a la entrada. Foto Miguel
Para cumplir con su misión, al margen de los radares y los escuadrones de intercepción la Brigada "Hermann Duncker" contaba con un amplio arsenal de misiles S-75 Dvina y S-75M Volkhov a su disposición como los que hicieron morder el polvo a Gary Powers en su día. Posteriormente este arsenal sería reemplazado por los más modernos misiles S-125 Neva y S-200 Vega. Tras la reunificación alemana en 1990 el búnker pasó a estar bajo control del ejército de la nueva Alemania, esto es, la Bundeswehr de la RFA, y sus instalaciones fueron analizadas y posteriormente clausuradas pero no abandonadas a su suerte tal y como ocurrió con tantas instalaciones militares de la RDA. Con los años la asociación protectora de animales de Ladeburg, la llamada Tierschutzverein Niederbarnim eV, compró al ejército el área donde se encontraba el centro de mando y estableció en sus instalaciones de superficie un refugio para animales de cualquier tamaño y condición, desde caballos y cabras hasta perros y gatos. Por su parte el búnker subterráneo fue a su vez "adoptado" por un grupo de entusiastas y talentosos aficionados a esto de los búnkeres que fueron poco a poco haciendo de este su segundo hogar y creando con sus manos un auténtico museo dedicado a la Guerra Fría y la historia reciente de Alemania de una calidad excepcional, más aun teniendo en cuenta que es una afición a la que dedican sus horas libres los fines de semana.


Foto Miguel
Las instalaciones de superficie del complejo son las típicas que se pueden encontrar en un cualquier cuartel. Junto con el resto de la red de radares establecida entorno a Berlín tres gigantescos radares giraban las 24 horas del día en Ladeburg proporcionado datos sobre la situación aérea de la capital alemana a los hombres al mando del búnker. Sus posiciones vacías sobre una pequeña colina que hay en el complejo son fácilmente reconocibles a vista de pájaro en la vertiente suroeste:




Cientos de metros cuadrados de garajes, hoy en día usados como almacén por terceras empresas, se encuentra a su vez distribuidos a lo largo de todo el complejo. Estos garajes, los cuales como indico no se pueden visitar ya que están alquilados, estaban destinados a almacenar en su interior complejos de radares móviles o vehículos de servicios para estos (camión con generador de energía, camión de servicio de comunicaciones, etc). Para que os hagáis una idea de sus dimensiones cada garaje tiene 48 metros de largo, por 15 de ancho por 7 de altura.


Foto Miguel
Situado varios metros bajo la superficie se encuentra el verdadero corazón de la antigua Brigada Antiaérea de Misiles "Hermann Duncker". Un búnker de dos pisos dotado preparado para la guerra nuclear, química o bacteriológica y con todo lo necesario para ser completamente autónomo al menos por unos días. Una pequeña ciudad subterránea sobre la que pesaba la responsabilidad de gestionar la defensa aérea de una ciudad, la capital de la RDA, tomada parcialmente por el enemigo y que vivía constantemente bajo la amenaza de la guerra.


Foto Miguel
Una de las razones por las que merece muchísimo la pena visitar este búnker en concreto es porque estuvo siempre bajo control del Ejército Alemán hasta el momento que fue adquirido por la Protectora de Animales de Ladeburg. Tras la reunificación muchísimos búnkeres de la RDA fueron abandonados a su suerte con el paso de los años y fueron completamente destrozados por todos aquellos que lograron colarse en ellos. Pocos búnkeres en la RDA aguantaron el paso de los años como el búnker de Ladeburg (y hablo con conocimiento de causa) con sus habitaciones casi impolutas, su pintura igual de brillante que el primer día y muchísimos de sus equipos (básicamente los que el ejército no se quiso llevar) en sus sitios originales con sus etiquetas indicativas en perfecto orden de revista. 


Servicios. Foto Miguel
Al búnker subterráneo se accede a través de la pequeña caseta que se encuentra en mitad de la explanada AQUÍ la cual da acceso a un pasillo el cual podéis ver en las imágenes que abren la entrada de hoy. El edificio de servicios que se encuentra junto a la caseta alberga una grúa para poder meter o sacar equipos pesados del complejo subterráneo. Edificio que por cierto se encontraba ocupado en el pasado y que hubo que vaciar ante la necesidad de meter material pesado en el búnker. Aquí tenéis una imagen del pozo de servicios:


Foto Miguel
Tras bajar las escaleras del acceso el visitante se encuentra frente a un pasillo que conduce a la puerta blindada que da acceso al complejo (imágenes iniciales). Frente a ella se encuentra un interfono (imágenes iniciales) con el que comunicarse con el interior del búnker al tiempo que el responsable de control identifica al visitante a través de una cámara (imágenes iniciales) que se encuentra frente al interfono. Cuando la identificación ha sido positiva la primera puerta se desbloquea (imágenes iniciales) y permite el paso al visitante. Frente a el encontrará otra compuerta exactamente igual a la primera que solo se desbloqueará cuando la primera haya sido cerrada al igual que sucede en las cámaras de acceso a bancos y demás (en las imágenes iniciales están las dos abiertas, nos saltamos el paso de la zona de nadie). Hay que hacer notar que todo el sistema se encuentra perfectamente funcional hoy en día tal y como se encargaron de demostrarme.


Foto Miguel
Búnker es como el de Ladeburg contaban con tres niveles de seguridad. El nivel 1 estaba reservado para tiempos de paz. En este nivel las puertas de acceso estaban abiertas y no había un control estricto (más allá del estrictamente necesario) en lo que a acceso se refiere.


Reloj maestro del búnker. Foto Miguel
El Nivel 2 estaba reservado a casos de guerra o de gran tensión bélica. En ese caso el acceso al búnker era controlado y seguía teniendo un soporte externo de oxígeno y electricidad.


Foto Miguel
El Nivel 3 indicaba guerra convencional, nuclear, química o bacteriológica y es entonces cuando todos los mecanismos del búnker cobraban sentido. En esta visita muchas de las cosas que comento tienen que ver con el Nivel 3 que es básicamente el peor caso al que se podía enfrentar este centro y para el que fue diseñado.


Control radiológico a la entrada. Foto Miguel
Tras acceder al complejo nos encontramos con una sala donde uno podía quitarse la ropa contaminada y pasar a la zona médica donde era examinado por un doctor. En la sala médica podemos encontrarnos con un aparato de origen soviético que sirve para indicar si hay algún tipo de contaminación bacteriológica o nuclear en el ambiente (imágenes iniciales). El sistema funciona con una cinta la cual cambia de color en caso de encontrar partículas nocivas en el ambiente.


Manómetro para controlar la presión interior. Foto Miguel
Otra de las cosas que podemos encontrarnos en el acceso principal es con un manómetro que muestra la presión atmosférica del búnker. Este, como muchos otros, estaba dotado de un sistema el cual le permitía aumentar la presión atmosférica en todo el complejo. La razón para ello era muy sencilla: si aumentas la presión en el interior y esta es mayor que la del exterior cada vez que abras las puertas el aire fluirá de dentro a fuera y no viceversa por lo que evitas que partículas radioactivas, químicas o bacteriológicas puedan entrar dentro del búnker. Por lo que los datos del manómetro eran de vital importancia.


Filtros de aire. Foto Miguel
Cerca de la entrada se encuentran las instalaciones de filtrado de aire exterior. De estas instalaciones (al margen de los filtros) podemos resaltar tres mecanismos realmente interesantes.


Foto Miguel
El primero es ese sistema que podéis ver en la imagen superior. Este sistema monitoriza diferentes sensores situados en el exterior del búnker. En caso de detectarse una gran diferencia de presión originada por por ejemplo una explosión nuclear el sistema ordena en cuestión de milisegundos el cierre autómatico de todas las válvulas que controlan las tomas de aire que nutren de aire fresco al interior del búnker y activa el sistema de aire interno. 


Foto Miguel
El sistema que podéis ver en la imagen superior es un cremador y corresponde a un sistema que se encarga de literalmente quemar todo el aire que proviene del exterior para alimentar al búnker. El propósito del sistema era el de eliminar cualquier tipo de contaminación bacteriológica que pudiera haber en el aíre.


Sistema de enfriamiento en azul. Foto Miguel
Por supuesto tras ser quemado el aire salía muy caliente por lo que era necesario enfriarlo de nuevo para poder refrigerar el búnker y todos los sistemas electrónicos que este albergaba.


Turbinas. Foto Miguel
Junto a estos sistemas nos encontramos con la turbina encargada de hacer fluir el sistema de aire del búnker a través de todos los conductos necesarios.


Aire comprimido. Foto Miguel
En una sala adjunta podemos encontrarnos con las dos reservas de aire comprimido a gran presión encargado de proveer oxígeno al búnker en caso de alcanzarse el Nivel 3 y no poder nutrirse de oxígeno externo.


Foto Miguel
La puerta blindada de acceso a la sala donde se guardan los tanques indica expresamente que la puerta debe de ser anclada con el gancho a la pared cuando se trabaja dentro.


Foto Miguel
La explicación es muy fácil: si un trabajador entrase en la sala y no anclase la puerta, en caso de producirse un escape la puerta se podría cerrar y por diferencia de presión el trabajador no podría volver a abrirla por lo que estaría condenado a quedarse encerrado en la sala hasta que alguien volase el muro o la puerta.


Cables everywhere. Foto Miguel
Otra sala importantísima anexa es la de comunicaciones. En ella se gestiona la recepción de todos los cables exteriores al búnker. Ya sean los de comunicaciones telefónicas como aquellos que tengan información clasificada.


Cable presurizado. Foto Miguel
Los cables con información más importante se encuentran en el interior de cables presurizados. Los cables presurizados están literalmente contenidos en el interior de un segundo cable más grueso el cual se encuentra presurizado con aire o en caso de los cables soviéticos con nitrógeno.


Detalle de la válvula. Foto Miguel
En caso de que el cable sea pinchado la presión en el cable exterior caerá por la fuga y entonces el lector de presión del cable indicaría que hay un problema. En la imagen superior por ejemplo podéis ver fácilmente la toma de aire del cable presurizado que va a parar a los lectores que podéis ver en la imagen inferior destinados a conocer el valor de la presión en el cable.


Aparatos controladores de presión de los cables. Foto Miguel
Cabe resaltar que los cables presurizados se componen de tramos de cables presurizados de por ejemplo 400 metros. Estos tramos de cable se encuentran unidos por clemas conectoras como las de la imagen inferior en las cuales, si se conoce su secreta localización, es posible al igual que uno comprueba la presión de un neumático, conocer en que sección de cable se ha producido el "pinchazo".


Conector de tramo de cable presurizado. Foto Miguel
Dentro de la sala de comunicaciones se encuentra además el cuadro clasificado de cables secretos aislado del resto de cables. Muy en la linea de la RDA el búnker estaba controlado por soldados que cumplían su servicio militar obligatorio. No obstante el control real sobre el búnker lo ejercían oficiales del Cuerpo de Seguridad del Estado, más conocido como la Stasi, profesionales del ejército de la RDA los cuales eran los únicos que tenían acceso a la información realmente sensible del búnker, como por ejemplo la que fluía por los cables que iban a parar a este armario, el auténtico armario de comunicaciones secretas del búnker el cual era secreto dentro de la sala secreta...


Foto Miguel
Los reclutas por su parte cumplían misiones muy específicas y raramente sabían nada más que no fuera lo relacionado con el ámbito al que estaban asignados. Muchos soldados que sirvieron en este búnker con los años volvieron y a la pregunta de "y sabes que se hacía en esta otra habitación continua a la tuya" no sabían responder.


Foto Miguel
Foto Miguel
Diversas habitaciones del búnker han sido decoradas con motivos populares de la RDA,

Detectores de radiación soviéticos. Foto Miguel
Detectores de radiación soviéticos.Foto Miguel
Detectores de radiación soviéticos.Foto Miguel
con equipos militares conseguidos de donaciones o compras como una panoplia de detectores de radiación soviéticos,


El casco de la izquierda es de plástico destinado a ser usado en desfiles. Foto Miguel
con uniformes de la NVA,


.Foto Miguel
o un equipo de entrenamiento de manejo de minas del antiguo Ejército Nacional Popular de la RDA que parece nuevo y que a saber de donde ha salido.


.Foto Miguel
La sala de enseñanza del búnker se encuentra con sus paneles originales.

¿Eins? Foto Miguel
En la pared de esta misma sala podemos encontrarnos con un inquietante hueco... una especie de cilindro vacío que se adentra en la pared del búnker y que aparentemente parece haber generado algún problema de humedad... Según parece la estructura del búnker de Ladeburg era bastante estándar en lo que a búnkeres de control aéreos de la Unión Soviética y sus aliados se refiere, razón por la cual alguien pensó en hacerlo volar por los aires para probar su resistencia... gracias a Dios la cercanía del búnker a diferentes núcleos urbanos hizo que la idea se desestimase y como regalo solo quedó el cilindro vacío destinado a albergar las cargas explosivas para llevar a cabo la voladura. Que tierno.


Foto Miguel
El equipo que cuida el búnker se ha encargado de crear una atmósfera muy de la época y a los generadores de oxígeno que podemos ver distribuidos con sus cartuchos por las salas (esas cajas verdes que además eran especialmente sensibles al agua) han añadido toallas o revistas de la época creando la sensación de que sigue en uso.


Foto Miguel
El equipo que se encarga del mantenimiento del búnker tiene las tareas muy bien divididas. Por un lado Anja se encarga de la web y relaciones con los pesados como yo.


Foto Miguel
Torsten gestiona la instalación y actúa de conseguidor negociando con empresas, asociaciones, colegios y quien se le ponga por delante siendo el buena parte responsable de que el búnker cuente con buena parte del material que cuenta. Desde almacenes llenos de cámaras de repuesto de vigilancia de la época:


Foto Miguel

Foto Miguel
hasta ordenadores que la escuela local iba a tirar,


Foto Miguel
pasando por teléfonos de campaña a los que pretenden equipar con bluetooth para usar con el movil (yo ya me he pedido el mio)


Foto Miguel
hasta equipos donados por el cuerpo de bomberos local entre el que sobresale una pieza de museo (y no es una exageración) bastante eficiente como es esta bomba de achique a gasolina desarrollada por Magirus-Deutz de las que se construyeron apenas unos pocos pares de unidades y que han tenido que usar en más de una ocasión y a la que todos tienen especial cariño:


Foto Miguel
Foto Miguel

Foto Miguel
En el piso inferior del búnker podemos encontrarnos con más sistemas destinados a proporcionar servicios al complejo. El hidráulico gobernado por la bomba de agua encargada de mover el agua de la instalación (prestad atención a la bomba de agua de repuesto junto a la esquina estratégicamente colocada para poder sustituir a la funcional enterrada en el suelo rapidamente):


Foto Miguel
El eléctrico primario donde se encontraban los motores diésel encargados de proporcionar electricidad al complejo y que hoy en día solo cuenta con un motor que consiguió el grupo:


Foto Miguel
Y el eléctrico secundario donde se guardaban las baterías encargadas de proporcionar electricidad de apoyo al complejo:


Foto Miguel
Cabe resaltar que la sala de baterías dada su peligrosidad se encontraba bien protegida y aislada y contaba con un sistema en el techo destinado a quemar los gases nocivos que se pudieran provocar (todo muy pensado):


Foto Miguel
Foto Miguel
Las zonas con los cuadros eléctricos y de tensión también se encuentran en este piso:


Foto Miguel
El piso inferior también albergaba, al margen de las salas donde se albergaban sistemas básicos, las salas de comunicaciones donde se recibían los teletipos con información clasificada:


Telex. Foto Miguel
Estas son las salas donde los técnicos del grupo Henry, Peter y Burkhard llevan a cabo algunos milagros dignos de ser vistos. Por ejemplo el de restaurar Telex mecánicos (el Internet 1.0) y volverlos completamente operativos.


Foto Miguel
Los Telex son máquinas completamente apasionantes, unas especies de máquinas de escribir mecánicas que empiezan a escribir como si estuvieran poseídas cuando reciben una señal telegráfica y las cuales pueden además hablar comunicarse con otras máquinas Telex...


Foto Miguel
Una de las ventajas de los Telex es que podían generar y leer tiras codificadas de mensajes en código Baudot.


Baudot. Foto Miguel
Una especie de código binario destinado a la telegrafía en el que codificar y almacenar mensajes para poder enviarlos siempre que se quisiera siempre que se contara con un lector de tiras Baudot...


Lector de código Baudot. Foto Miguel
A su vez los Telex contaban con una función de respuesta en la que la máquina preguntada se identificaba con su nombre para que el emisor supiera que estaba hablando con la máquina correcta, algo similar al comando Ping.


Foto Miguel
Ver dos máquinas Telex conectadas entre ellas y comunicándose es poesía pura. Escribir algo en "tu máquina de escribir de la abuela" y ver como tus pulsaciones son transmitidas por señal de telégrafo, recibidas por otro Telex y que este se ponga a escribir solo es como ver magia, sobretodo teniendo en cuenta que casi todos estos sistemas son completamente mecánicos. Yo he de decir que nunca había presenciado este milagro de la técnica y quedé prendado. Dentro vídeo de transmisión de una tira de código Baudot:



La verdad es que ya solo por conocer el fabuloso mundo de los Telex merece la pena visitar el búnker.


Harmut y un Telex abierto en canal. Foto Miguel
Menuda matraca que les di para que me explicasen con todo detalle como funcionaba...


Foto Miguel
No me duele reconocerlo. No tenía ni idea de como esas extrañas máquinas de escribir podían comunicase por telégrafo sin electrónica de ningún tipo por lo que Henry (gracias) se tuvo que tirar un buen rato abriendo la máquina y explicándomelo todo con una paciencia digna de mención... 


Foto Miguel
Los mensajes codificados una vez recibidos en la sala de comunicaciones eran enviados a través del ventanuco que podéis ver en la imagen superior y actualmente usado de botellero a la sala segura de acceso restringido donde un agente de la Stasi decodificaba el mensaje recibido y actuaba en consecuencia.


Sala segura. Foto Miguel
Al igual que existía una sala segura para recibir cables, mensajes o teletipos había una sala de comunicaciones con radios la cual a día de hoy sigue repleta de radios y sistemas de comunicaciones perfectamente operativos incluyendo alguna que otra radio militar rusa que a saber de donde ha salido:


Foto Miguel
Foto Miguel
Foto Miguel
y otro Telex donde entre otras cosas reciben el cable telegráfico del servicio alemán de costas informando sobre el estado de la mar en la costa norte alemana:




Uno de los sistemas con los que se habían hecho y que más me llamó la atención era el llamado transmisor de radio multifrecuencia KN1-E:


Frecuencia de transmisión. Foto Miguel
El KN1-E era un armario de comunicaciones radio configurable con varias frecuencias y que podía ser enterrado bajo tierra (por poner un ejemplo). Para operarlo solo necesitaba una conexión de energía (por supuesto), una conexión a una antena (la cual podía encontrarse lejos para alejarla de la fuente) y una conexión telefónica a través de la cual comandar la frecuencia configurada a la que debía de emitir el sistema...


Configuración de las memoria. Foto Miguel
El sistema de memoria del aparato para memorizar las diferentes frecuencias configurables una vez más es puramente mecánico,uno de esos milagros de la ingeniería ya olvidados que cuando uno se encuentra cara a cara le hace ponerse nervioso. Todo mecánico y perfectamente funcional. Mi Ipad ya está obsoleto y este sistema seguirá funcionando como el primer día los próximos 100 años... aquí un pequeño vídeo que hice en el que Henry me muestra como el equipo se reconfigura en nuevas frecuencias usando el actuador manual. Por mis risas y mi voz de pánfilo veréis que me lo estaba pasando como un niño con zapatos nuevos entre tanta tecnología "obsoleta":



Algunas de las salas estaban cerradas por lo que hoy conoceríamos como un "teclado de seguridad" donde meter el código pero que hace unos años tenía una forma parecida pero más adecuada a su época:

Foto Miguel
Perfectamente funcional, todo hay que decirlo:




Todo el búnker se controlaba a través de una sala de control situada en el piso inferior:



Foto Miguel
Esta sala es el auténtico cerebro del búnker y desde ella se controlaba cada válvula, cada puerta, cada cámara y a cada habitante del búnker.


Foto Miguel
Las imágenes de las distintas cámaras que vigilan el interior y exterior también se reciben aquí.

Foto Miguel
Frente al puesto de control y controlable a través de la botonera se encontraba el cuadro de sistemas del búnker en el que se informaba del estado de todas las puertas del complejo, del sistema eléctrico o del estado de las válvulas del sistema de refrigeración.

Foto Miguel
Es gracioso pero si lo pensáis veréis que aun no hemos hablado de nada que tenga que ver con el propósito para el que el búnker fue construido, esto es, la defensa aérea del área de Berlín. Solo hemos hablado de sistemas de comunicaciones, de electricidad, de aire, de puertas, de baterías, de motores diésel, de servicios, dormitorios, cocinas o salas de control pero nada que tenga que ver con defender la capital de la RDA. El caso es que como podéis ver a la hora de construir un búnker había, además de pensar en su propósito final, que pensar en muchísimas situaciones y sistemas.

Foto Miguel
El verdadero corazón del complejo se encuentra en su centro y está representado por la gran sala de control.

Foto Miguel
Originalmente toda la pared que actualmente aparece cubierta por mapas y pantallas estaba cubierta por láminas de plexiglás en las que se representaba todo el sector a cargo de este búnker. Dichas láminas hoy en día se encuentran desaparecidas ya que en su día, cuando todavía el búnker pertenecía al ejército, una empresa privada fue encargada de desmontarlas y no se sabe a ciencia cierta si fueron destruidas o si están almacenadas en algún recóndito lugar... la búsqueda continúa.

Berllín. Foto Miguel
Las pocas láminas que aun decoran la pared principal de la sala fueron conseguidas por el grupo con objeto de ilustrar y enseñar al visitante cual era la apariencia original de la sala.

Foto Miguel
Tras las placas de plexiglas debñia de situarse un grupo de soldados repartidos en 2 pisos los cuales, siguiendo indicaciones de los operadores de radio y de radar, señalaban sobre la superficie trasera de las placas con un rotulador la posición y datos relevantes de todas las aeronaves y emplazamientos que fueran importantes para que los encargados de tomar las decisiones, los cuales se encontraban en las salas distribuidas frente a la pantalla, pudieran tener una visión completa de la situación.


Foto Miguel
Foto Miguel
Radares. Foto Miguel
Al mismo tiempo una serie de paneles luminosos situados sobre la pantalla indicaban la situación que se estaba produciendo en ese momento (interceptación aérea, etc), radares disponibles, tipo de ataque (químico,bacteriológico, etc), unidades involucradas y otros datos más relevantes. Por poner un ejemplo una situación estándar podía ser la siguiente: un radar de los alrededores de Berlín capta la presencia de un grupo de aeronaves no identificadas volando sobre un área restringida. 


Foto Miguel
Desde el búnker se podría ordenar la comunicación con los intrusos para advertirles de la situación al tiempo que el grupo al mando de el control aéreo podría ordenar el despegue inmediato de un grupo de cazas desde la base más cercana para proceder a la interceptación. Si así se decidiera en un momento dado se podría ordenar a los cazas volver a la base o alejarse y dejar que el grupo a cargo de los misiles tierra-aire tomasen la iniciativa.


Foto Miguel
En la parte de detrás de la sala un grupo de armarios se encargaban de grabar absolutamente todo lo que ocurría en la sala de control con objeto de servir de referencias a la hora de identificar problemas y mejorar el rendimiento del centro. Los armarios que podemos encontrar hoy en día así como los numerosos amplificadores de micrófonos que se encuentran apilados sobre ellos llegaron al búnker desde no se sabe donde pero que algunos nos podemos imaginar. ¿Que institución de la RDA podría necesitar tantos sistemas de grabación y amplificadores de micrófonos?


Foto Miguel
Entre todo el material que podemos encontrar distribuidos por la sala cabe resaltar los mapas detallados de la instalación,


Foto Miguel
algunos módulos de navegación de misiles S-75 Dvina

Foto Miguel
y diagramas de algunos de los radares que vigilaban Berlín por entonces en los que aparecían las zonas oscuras en las que el radar no podía localizar objeto alguno... imaginad lo clasificados que debían de ser estos diagramas por entonces.

Foto Miguel
Lamentablemente dado que era fin de año y se hacía tarde poco más pude quedarme así que tras la visita tuve que marcharme apresurado a Berlín para pasar el fin de año no sin antes regalar unos chocolates y un buen cava al grupo a cargo del búnker. 





Bueno, y ahora los datos La página web del búnker de Ladeburg la podéis encontrar AQUÍ. En ESTE enlace podéis encontrar las fechas de las próximas visitas programadas y en ESTE otro los datos de contacto. Su localización geográfica la podéis ver en el mapa superior de Google Maps.


Entrada exterior. Foto Miguel
Bueno, y para terminar unas palabras personales. Quería expresar mi más sincero agradecimiento a Torsten, Peter ,Burkhard  y uno muy especial a Anja, Henry y Hartmut a los que ciberconocí tras solicitarles permiso por correo electrónico para usar unas fotos de su autoría en ESTA entrada que publiqué hace tiempo en las Crónicas de mis viajes por Alemania. Al margen de mi agradecimiento personal por su generosidad a la hora de invitarme a conocerles querría reconocer públicamente el increíble y talentoso trabajo que realiza este grupo de amigos. Tal y como indiqué al inicio de esta entrada el búnker de Ladeburg se encuentra en un estado increíblemente bueno gracias en exclusiva al trabajo desinteresado de un grupo de 5 personas y un perro a los que les gusta remover cielo y tierra buscando material y arreglándolo para después compartirlo con los demás. La visita no es solo recomendable para aquellos interesados en el ámbito militar o en la Guerra Fría sino que también es de obligatoria visita para apasionados por la técnica dada la cantidad de equipos a los que este grupo ha conseguido devolver a la vida. Y es que no solo con pasión se consigue un sitio como el búnker de Ladeburg, hace falta además bastante talento técnico para hacer que tantos aparatos y sistemas vuelvan a estar funcionales. En ese sentido tenía sentimientos encontrados al salir del búnker y montarme en la furgo para volver a Berlín. Es muy inspirador conocer gente con tanto talento como los encargados de cuidar del búnker de Ladeburg. Así que qué decir, el bunker de Ladeburg se ha ganado por méritos propios un puesto en el Hall of Fame the Rusadas en forma de cajita junto a las distintas sagas que podéis encontrar a la derecha para que no se pierda en la maraña de entradas y me sirva para recordar que aun me quedan millones de cosas por aprender y que hay que espabilar. Creo que va siendo hora de echar un ojo a un Telex... 





25 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Genial!!! Brutalmente bueno: esta entrada no se lee, se tiene que estudiar. Gracias por enseñarnoslo y al grupo del bunker de Ladeburg por su excelente trabajo.

    ResponderEliminar
  2. impresionante entrada Miguel.. como siempre es un placer leerte..

    ResponderEliminar
  3. Excelente entrada Miguel, eres muy afortunado por andar en esos lugares. No sabes cuanto te envidio jajaja!!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado.
    tambien me ha gustado ver a Hartmut aunque sea de tapadillo ( a mi es que los perrillos me molan mucho)
    Saludos a las ratas del bunker...
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me había olvidado decirlo pero la razón por la que pasaron la nochevieja en el búnker y además se quedaron a dormir fue precisamente por Hartmut, el cual, como todos los perros, se vuelve loco con el tema de los fuegos artificiales...

      y es que lo de Berlín no tiene nombre, he pasado nocheviejas en muchos sitios pero la que se monta en Berlín se puede considerar fuera de rango

      un saludo!

      Eliminar
  5. Gran entrada Miguel, y espectacular trabajo el de los "locos" del bunker.

    ResponderEliminar
  6. Como currela de esto de las telecomunicaciones, he de decir que lo de presurizar un cable es simplemente para que no haya condensación dentro de él (al haber más presión dentro que fuera del cable impides que el vapor de agua condense...o algo así) y el cobre no le de por changarse. Y ya que estoy, en mi época militar usábamos los teletipos que venía a ser lo mismo y te ponía de los nervios. Como nota curiosa había que escribir bien a la primera, si te equivocabas pulsando una tecla, vueeeelta a empezar, y lo hacia con papel de calco para tener dos copias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por el apunte, es verdad que explorando un poco parece que los cables presurizados se usan muchísimo hoy en día para el tema de la humedad.

      un saludo!

      Eliminar
  7. Pedazo de visita , te has pegado al bunker , felicidades , un disfrute para todos . Tengo 43 años , cuando tenia 14 llegó a Cáceres un tren tecnologico , lleno de " computadoras " y como ya sabia mecanografia , " chateaba " con un tecnico en la otra punta del vagon a traves de un teletipo de esos , me gravaba mis datos en ese papel , taladrado y al dia siguiente me enseñó a reproducirlo ............

    Me ha recordado, ese descubrimiento de la tecnica más alla de la maquina de escribir , mi padre entonces se reia con mis fantasias de computadoras .

    Gracias otra vez por estos ratos que nos regalas .

    De Cáceres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te digo una cosa, no me extraña que tu padre no se lo creyera, es que a mi me costó creérmelo también...

      sigues guardando el mensaje codificado? en el bunker tenían algunos de a saber donde y era gracioso ver mensajes tras la caída del muro de empresas del este tocando las narices a empresas del oeste por telegrafo

      si lo guardas lo podemos leer a ver que le dijiste al tecnico!

      un saludo y gracias por compartir la experiencia, me puedo imaginar lo que sentiste!

      Eliminar
  8. Que entrada más buena! Y que a gusto se lee! Felicidades Miguel por la entrada y por la visita que te pegaste, y gracias por compartir la visita con nosotros!!

    ResponderEliminar
  9. Sublime entrada. Una de las que más me han gustado de toda la historia de esta página.

    Grandioso trabajo de conservación y divulgación el que están haciendo estos cinco amigos.

    ResponderEliminar
  10. Un 10 a esta entrada y un soberano aplauso para los que han posibilitado el mantenimiento del lugar.

    ResponderEliminar
  11. Espectacular este reportaje, al nivel del portaaviones mítico!

    ResponderEliminar
  12. La espera ha merecido la pena. Impresionante!!

    ResponderEliminar
  13. Por cierto, ¿y el agujerito de los misiles?

    ResponderEliminar
  14. Excelente, me encanta tu pagina y la sigo siempre, esta vez te pasaste! sigue asi. (Schneider)

    ResponderEliminar
  15. gracias a vosotros chicos por los comentarios, con esta "clá" da gusto gastar tiempo aquí!

    ResponderEliminar
  16. Não sei como cheguei ao blog mas estou muito feliz por aqui. Grande trabalho, Miguel.
    Realmente incrível essa entrada.
    Fico pensando como será uma instalação desse tipo atualmente, grafeno no lugar das plexiglass?
    Obrigado companheiro!

    ResponderEliminar
  17. Excelente pagina

    Saludos desde Peru

    ResponderEliminar
  18. Miguel creo que deberías escribir un libro, tus relatos son geniales y entretenidos.

    ResponderEliminar
  19. Aluciflipante reportaje. Casi casi desbanca a mi favorito, que hasta hoy era del los trenes estratégicos...

    Enhorabuena por Rusadas. Haciéndonos regularmente felices a los frikis de la guerra fría.

    Saliano.

    ResponderEliminar
  20. El honor y las palmas sean para esas nobles almas que custodian tan grande tesoro historico y tecnico , y gracias a ti por compartir esta información ''privilegiada''.

    ResponderEliminar
  21. impresionante post de trabajo, de casi fin de curso

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...