sábado, 25 de agosto de 2012

Viaje por Alemania: Los secretos del Estadio Olímpico de Berlín

Entrada al estadio olímpico de Berlín.  Foto Miguel de Rusadas.com
En la anterior entrada de esta saga AQUÍ visitamos el antiguo aeropuerto de Berlín-Tempelhof reconvertido hoy en parque público. Como ya hemos comentado Tempelhof comenzó a crecer hasta alcanzar su actual colosal tamaño el día que desde la alta jerarquía nazi se pretendió crear un magnífico aeropuerto que sirviese de grandiosa puerta de entrada a la capital que habría de sustituir a Berlín: la llamada Capital Mundial Germania. No obstante la verdadera oportunidad de promocionar la Alemania nazi de cara al mundo se presentó en bandeja precisamente 2 años antes de que Hitler tomase el poder, concretamente el 26 de Abril de 1931. Ese día durante la 29 sesión del Comité Olímpico Internacional celebrada en la ciudad de Barcelona la capital alemana se llevó frente a su rival, la ciudad condal, la organización de los Juegos Olímpicos de 1936.

Olympiastadion durante los juegos del 36. Foto Bundesarchiv
Tras su llegada al poder Hitler no desaprovechó la oportunidad que se le presentó de usar los juegos como plataforma propagandística de su régimen y para ello encargó al arquitecto Werner March la construcción de un magnífico estadio similar al Coliseo romano, de porte clásico y siguiendo las líneas de la arquitectura del nacionalsocialismo capaz de albergar a más de 100.000 espectadores el cual debía de erigirse sobre el antiguo Deutches Stadion (Estadio Alemán) que se levantaba al noroeste de la ciudad en el distrito de Charlottenburg. El nuevo estadio se denominaría Olympiastadion (Estadio Olímpico) y su emplazamiento era el lugar era idóneo ya que se encontraba perfectamente alineado en el eje Oeste-Este de la Germania planeada por Hitler y Speer.


A pesar del magnífico trabajo de Werner March a Hitler el Olympiastadion no le pareció demasiado imponente así que encargó a Speer, el arquitecto del Reich, la modificación del proyecto, el cual por cierto ya había sido previamente modificado por March para cumplir con las premisas de la arquitectura del régimen. Speer le añadió a toda la fachada una capa de piedra caliza oscura tipo la que pudimos ver cubriendo el Reichsbank AQUÍ que le dio al estadio el toque soberbio y majestuoso que tiene ahora colmando así el apetito de su líder.

Foto Miguel de Rusadas.com
Esa piedra intimidadora. Foto Miguel de Rusadas.com
Foto Miguel de Rusadas.com
El estadio se encuentra enclavado en mitad del complejo olímpico y a su entrada uno puede pasear entre los monolitos denominados "estelas" en las que se encuentran inscritos los nombres de todos los alemanes ganadores de medallas en todas las ediciones de Juegos Olímpicos celebradas. Una especie de paseo de la fama del deporte alemán que me pareció de lo más curioso.

Estelas de los vencedores alemanes.  Foto Miguel de Rusadas.com
En uno de sus laterales se encuentra el complejo de natación olímpica, el llamado Olympiapark Schwimmstadion Berlín, que más tarde se readaptaría para servir de piscina pública para todos los berlineses. Así lucía durante los juegos:

Piscina olímpica de Berlín. Foto Bundesarchiv
Y así luce en la actualidad:


Piscina olímpica en la actualidad. Foto Miguel de Rusadas.com
Foto Miguel de Rusadas.com
Foto Miguel de Rusadas.com
A través de la llamada Puerta de Maratón, la brecha que se abre en el estadio para albergar el pebetero olímpico, y a la vista de todo el estadio se puede observar la llamada Torre de la Campana (Glockenturm). Esta se erige sobre la grada principal del llamado Campo de Mayo (Maifeld), una explanada inmensa con capacidad para 250.000 personas usada por los nazis para esas demostraciones a gran escala que tanto les gustaba, sobretodo coincidiendo con las celebraciones del primero de Mayo. 

Campo de Mayo. Foto Miguel de Rusadas.com
El objeto de hacer tanto el Campo de Mayo como la Torre de la Campana que lo preside tan visible desde el propio estadio era unir arquitecturalmente hablando ambas estructuras, algo que se puede apreciar muy bien en las siguientes fotografías en la que se observa como la torre se mete en el estadio pese a estar a más de 100 metros.

Vista del estadio y de la puerta de Maratón. Foto Miguel de Rusadas.com
Vista del estadio y de la puerta de Maratón. Foto Miguel de Rusadas.com
Tras la guerra el Campo de Mayo pasó a estar bajo la administración británica y en el se celebraron diversos eventos deportivos y sociales como los festejos anuales asociados a la celebración del cumpleaños de la Reina Isabel. 

Maifeld y Glockenturm. Foto Miguel de Rusadas.com
Maifeld y Glockenturm. Foto Miguel de Rusadas.com
Maifeld y Glockenturm. Foto Miguel de Rusadas.com
La Torre de la Campana situada en el Maifeld con sus 77 metros de altura estaba destinada a guardar en su interior la campana olímpica símbolo de los Juegos Olímpicos de Berlín. Aquí tenéis el logo de los juegos:
El Cobi de Berlín. Imagen vía Wikipedia
Y aquí la campana antes de ser izada:

La campana antes de ser izada. Foto Bundesarchiv
La tribuna central del Campo de Marte sirvió con posterioridad a los juegos como archivo de películas y documentación del Reich. Tras la invasión soviética este archivo sufrió un incendió que se propagó a través de la torre convirtiéndola en una estupenda chimenea. El incendio dejó la torre semiderruida y en 1947 miembros del cuerpo de ingenieros del ejército de su graciosa majestad decidieron darle la puntilla cargándose torre y campana que tras el derrumbe y posterior caída quedó atravesada de arriba a abajo por una brecha que la privó para siempre de su sonoridad. La Torre de la Campana que puede observar hoy en día el visitante y que sirve de mirador sobre la ciudad de Berlín fue reconstruida de nuevo por Werner March entre 1960 y 1962 basándose en los planos originales. 


Actual campana con águila federal. Foto Times
La campana que se encuentra en su interior es una réplica de la original que yace inservible y torpemente desnazificada junto al estadio olímpico tras haber sido recuperada para prácticas con munición antitanque.

Campana original. Foto Miguel de Rusadas.com   

Aguila olímpica.  Foto Miguel de Rusadas.com      

Inservible. Foto Miguel de Rusadas.com   

Eso parece una... ¡esvástica! Foto Miguel de Rusadas.com   
Cabe destacar que al margen del mencionado incendio de la tribuna del Campo de Mayo y la consecuente destrucción de la Torre de la Campana el estadio sufrió pocos daños en el transcurso de la guerra a pesar de ser objetivo militar ya que en sus túneles se construyeron durante el conflicto tanto tuberías como piezas de aviones. En los bajos de la tribuna del Campo de Marte y dotando a todo el conjunto de un carácter simbólico pro alemán se encuentra el llamado Langemarck-Halle, un espacio encargado de honrar la memoria de los caídos en la batalla de Langemark (Bélgica) ocurrida el 10 de Noviembre de 1914 durante la Primera Guerra Mundial. En ella decenas de miles de jóvenes alemanes que no pudieron participar en las olimpiadas de 1916 por el conflicto mundial fueron enviados a la muerte por sus superiores en un absurdo ataque frontal contra las experimentadas fuerzas francesas y británicas.

Langemarck-Halle. Foto Times
Otro de los aspectos que ayudan a dar un toque alemán al conjunto arquitectónico que rodea el estadio olímpico lo constituyen las 6 torres menores que podemos encontrarnos al margen de la ya mencionada Torre de la Campana cada una de ellas simbolizando a cada una de las 6 tribus germánicas que lejos de ser derrotadas por los romanos se establecieron a lo largo del Rin y el Danubio, ocupando la mayor parte de la zona que hoy conocemos como Alemania. La dos torres menores más famosas se encuentran en la llamada Haupteingang (Entrada Principal) que recibe al visitante a la entrada del complejo y de las que cuelgan los aros olímpicos. Estas dos torres reciben el nombre la Torre de Prusia (Preußenturm) y la Torre de Baviera (Bayernturm).

Torres de la entrada princial. Foto Miguel de Rusadas.com

Detalle. Foto Miguel de Rusadas.com
Las otras 4 podemos encontrarlas tras el estadio junto al Campo de Mayo, en un lado se encuentran la Torre de Sajonia y la de Franconia (Sachsenturm y Frankenturm)

Sajonia y Frnaconia frente a la Torre de la Campana. Foto Miguel de Rusadas.com
 Detalle. Foto Miguel de Rusadas.com
y en el otro lado las de los Frisia y la de Suabia (Friesenturm y Schwabenturm).

Torres de Frisia y Suabia, Foto Miguel de Rusadas.com
Estas 4 torres se encuentras simétricamente colocadas a ambos lados de la puerta de Maratón,
Puerta de Maratón desde el interior. Foto Miguel de Rusadas.com
La puerta de Maratón.  Foto Miguel de Rusadas.com
en cuyas paredes de entrada podemos encontrarnos un reloj,

Pared del reloj de la Puerta de Maratón.  Foto Miguel de Rusadas.com   
y un cronometro.

Pared del cronometro de la Puerta de Maratón.  Foto Miguel de Rusadas.com    
aparte del pebetero olímpico

Pebetero. Foto Miguel de Rusadas.com      
Pebetero con palco de autoridades. Foto Miguel de Rusadas.com      
Detalle del pebetero.Foto Miguel de Rusadas.com       
y una placa donde se inmortalizan los nombres de todos los ganadores de los juegos del 36 

Los ganadores .Foto Miguel de Rusadas.com 
entre los que cabe resaltar al gran ganador de esos juegos: Jesse Owens, el Antílope de Ébano.

Owens el laufer .Foto Miguel de Rusadas.com 
Momento de la inscripción. Foto vía Thenewsturmer
Aquí le podéis ver en acción:



Mención especial merecen también las diferentes estatuas de corte pesado y tosco del escultor Joseph Wackerle que adornan todo el espacio olímpico diseñadas para ser vistas desde la lejanía. Los Rosseführer (los líderes de los caballos):

Foto Miguel de Rusadas.com 
Los Diskuswerfer (los Discóbolos)

Foto Miguel de Rusadas.com 

Foto Miguel de Rusadas.com 

Foto Miguel de Rusadas.com 

Foto Miguel de Rusadas.com 
y los Staffelläufer (Los corredores de relevos).

Foto Miguel de Rusadas.com 
La designación del estadio olímpico como una de las sedes del Mundial de Futbol de 2006 acabó con el debate interno sobre el destino que se le debía dar a este lugar cargado de simbolismo. El 3 de Julio del 2000 comenzaron las obras de renovación del edificio respetando las formas originales al mismo tiempo que se le dotaba de todos los avances tecnológicos disponibles. Durante dichos trabajos se dotó al estadio de un techo de acero de apariencia liviana que debía de cumplir con las premisas siguientes:
  • La puerta de Maratón debía de mantenerse abierta por lo que el techo debía de interrumpirse al llegar a ella al igual que hacen las gradas superiores del estadio para así seguir manteniendo el vínculo arquitectónico entre el estadio y  la Torre del Reloj.
  • Debido a la denominación del estadio como monumento nacional la fachada debía de quedar inalterada y la inclusión del techo no debería de afectarla estéticamente por lo que apenas debería de ser visible desde el exterior.
  • Durante su construcción la actividad deportiva no podría ser interrumpida.
Foto Miguel de Rusadas.com 
Megapixeles a porrón. Foto Miguel de Rusadas.com 
Todas los requisitos se cumplieron y la simbiosis entre la nueva y la antigua estructura es tan buena que se podría llegar a pensar ambas pertenecen al diseño original del estadio. En la siguiente fotografía podéis ver la apariencia del techo desde el exterior desde donde es casi imperceptible.

Foto Miguel de Rusadas.com 
Como un guante. Foto Miguel de Rusadas.com 
Asimismo durante la remodelación se procedió a rediseñar la tribuna de autoridades específicamente diseñada originalmente para resaltar la figura de Adolf Hitler durante los Juegos Olímpicos. 
Aspecto original. Foto Dpa

Palco. Foto Miguel de Rusadas.com    
Detalle. Foto Miguel de Rusadas.com 
Lateral. Foto Miguel de Rusadas.com 
Cabe destacar que actualmente el estadio tiene una capacidad de 74.500 espectadores y sirve de estadio local para los partidos del equipo berlinés de la primera división alemana Hertha BSC.

Camino de otro lugar. Foto Miguel de Rusadas.com 
He de decir que me encantó la visita, el día que pasé la verdad es que a pesar de ser frío también acompañó. El paseo al tiempo que uno escucha la interesantísima audioguía en la que se cuentan muchísimas más cosas de las que os he contado en esta entrada es bastante agradable y no se hace para nada largo. Yo hice la visita individual corta pero como podéis ver en ESTA página hay múltiples tipos de visitas, algunas de ellas muestran en profundidad todos los secretos del área olímpica y parecen bastante interesantes. Muy recomendable para todos. Y para despedirme os dejo con la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, los cuales por cierto ganaron los anfitriones con 86 medallas seguidos de estadounidenses con 56 metales:


Continuará porque anda que no me quedan cosas por contar...


7 comentarios:

  1. ¡Soberbio!
    Desde luego se comieron poco el coco para "desesvasticar" la esvástica.
    Si algún día voy a Berlín, te aseguro que planificaré parte de mi viaje consultando este blog.

    ResponderEliminar
  2. Buenas JL

    Pues espera que aun queda mucho y muy chulo, un saludo y gracias por comentar, por un momento pensé que no le interesaba a nadie!

    ResponderEliminar
  3. Decir "muy bueno" es poco, más bien excelente diría yo.
    Gracias a lo que has publicado, he aprendido mucho, y por demas interesante.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. maravilloso tu reportaje, muy ilustrativo e interesante. Tuve el honor de visitar el Estadio Olimpico de Berlin y el Campo de Mayo, y de haber tenido todos estos datos hubiera sido de gran ayuda para ampliar mi vision. Como refuerzo de tu reportaje, puedo complementar que el Campo de Mayo fue "rellenado" con tierra de francia, del area de Marne, lugar donde un regimiento aleman fue aniquilado en la primera guerra mundial, pero su sacrificio sirvio para mantener el frente en posicion. El Bienamado o Aolfo Hitler mantenia la creencia que era tierra sagrada por haber sido "regada" con sangre de heroes. Muy relevante porque era un lugar mistico para ceremonias principalmente de la SS.

    espero sirva este comentario y nuevamente te felicito por tu reportaje
    ALDANA

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, el video de la ceremonia de apertura de los juegos, corresponde a la magnífica película que Leni Riefenstahl realizó sobre los mismos y en el que se puede ver a los deportistas de Francia (en aquellos momentos gobernada por el Frente Popular) saludando a Hitler brazo en alto, como los alemanes e italianos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran verdad, una de las obras maestras de la polémiquísima Frau Riefenstahl. Esta al menos no fue prohibida, pronto, si el tiempo lo permite, hablaremos de alguna de sus obras más.

      un saludo!

      Eliminar
  6. De tanto en tanto me doy una vuelta por esta web, muy buen artículo considerando que la web es sobre "Rusadas". Fascinante la obsesión que tenían aquellos alemanes por la fría y adusta arquitectura pétrea medieval. Cuando ví el Mundial del 2006, pensé que era un nuevo estadio el de Berlín, y había sido el mismo de 1936!!! Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...