lunes, 3 de noviembre de 2014

Aeropuerto

Munich, Foto Miguel de Rusadas
Buenas tardes queridos lectores de este humilde blog. Como habréis podido constatar los que os hayáis pasado por aquí estos últimos días el blog ha quedado un poco abandonado y he estado algo ausente del cibermundo, algo que a decir verdad en algunas ocasiones es de agradecer. No es que no os quiera, al único que no quiero es a JL-J pero eso ya lo sabe él (ja!). La causa de mi ausencia ya la sabéis de alguna entrada pasada pero bueno, por aquello de concretar en este caso el causante ha sido un viaje peculiar entre Madrid y Munich. Es por ello que en esta entrada de hoy en lugar de Rusadas voy a comentar algunas de las lecciones aprendidas en este viaje relámpago de 5 días en los dos aeropuertos de estas dos ciudades europeas.




Madrid, Foto Miguel de Rusadas
Que las comparaciones son odiosas ya lo sabemos pero estas se vuelven particularmente aberrantes (siempre desde mi punto de vista personal e intransferible) si en este caso hablamos de comparar el Aeropuerto de Madrid con el de Munich. Mientras que la Terminal 2 del de Madrid se encuentra bastante deteriorada, la modernidad brilla por su ausencia, el acceso a Internet se reduce a 15 minutos (a partir de 15 minutos se paga a precio de ADSL mensual) y los servicios son casi todos de pago (empezando por los carritos portamaletas cuando las recoges del belt que te cuestan un euro del vellón).


Madrid, Foto Miguel de Rusadas
En Munich se están esmerando en que la Terminal 2, la de Lufthansa, se convierta en una de las mejores terminales de Europa con su café gratis, sus periódicos gratis, su Internet gratis, sus numerosos servicios, su pulcritud y su solicito personal dispuesto a ayudar en cualquier momento. 


Munich, Foto Miguel de Rusadas
Algo, esto de la atención al cliente, a lo que prestan especial atención como se puede ver con la última incorporación de este mismo mes (diría yo): la implantación de cargadores eléctricos en los bancos de espera de las puertas. Ya sea por cable USB o por estándar… no sea que te quedes sin batería.


Munich, Foto Miguel de Rusadas
Munich, Foto Miguel de Rusadas
Está claro que si hablamos de la terminal “estrella” del aeropuerto de Munich deberíamos compararla con la “estrella” de Madrid que es la T4 pero incluso en ese caso la alemana, pese a ser más antigua y haber costado muchísimo menos, gana por goleada por todo lo mencionado anteriormente y por el hecho de al menos no haber quitado los pasillos rodantes que quitaron en la T4 para obligar a los pasajeros a pasar por delante de las tiendas a costa de hacerse a pie buena parte de los 1,2 kilómetros que tiene el edificio principal... como te toque el vuelo en un extremo ve con tiempo, te lo digo por experiencia. De todas formas no todo es malo en el aeropuerto de Madrid ya que en la T2 se pueden ver bastantes cosas interesantes como esta botellita de Cognac a la venta en una tienda cualquiera:


Madrid, Foto Miguel de Rusadas
Madrid, Foto Miguel de Rusadas
unos precios solo a la altura de este televisor de 105 pulgaditas que me encontré en una tienda en Alemania:


Munich, Foto Miguel de Rusadas
 como podéis ver ya adquirido por el módico precio de 120.000 eurillos... casi ná.


Munich, Foto Miguel de Rusadas
Y es que “si está en el expositor es porque alguien lo compra”. Las palabras exactas que me dijo la amable dependienta del Aeropuerto de Barajas a la que le pregunte por una rebaja en el precio de la botella de Cognac antes mencionada, la cual a pesar de ser la más cara no era la única que se iba un poco de precio en ese establecimiento en concreto, aquí tenéis otro Cognac de 665 euripidos:


Madrid, Foto Miguel de Rusadas
 y un Ronsito rico de 900 euros:

Madrid, Foto Miguel de Rusadas
Otra cosa curiosa que se puede ver en Barajas con aviones como este bautizado como “Vicente del Bosque” (eso de volar en un avión que lleve tu nombre tiene que ser la pera):


Foto Miguel de Rusadas
También alegra el día saber que por fin alguien puso algo de cordura y eliminó mi urinario favorito situado en la esquina en los baños de la terminal, el cual era físicamente imposible de usar. De hecho como podéis ver aun se puede observar la marca en la pared de cuando lo arrancaron (la cara del tipo que entró en el momento que hacía la foto a los urinarios cuando me vio os la podéis imaginar):


Madrid, Foto Miguel de Rusadas
Aunque justo al lado nos encontremos con una demostración más de chapuzismo de la mano del encargado de decorar un celebre establecimiento de restauración y que aunque parezca increíble en una pared donde tenía que colocar únicamente 11 cuadros repitió 2 de ellos...  es que ni a posta.


Madrid, Foto Miguel de Rusadas
Paseando por las tiendas del aeropuerto madrileño se puede respirar el clima de cordialidad que une a Madrid con Barcelona:


Madrid, Foto Miguel de Rusadas
como será que el algunas tiendas dedicadas a Madrid adornadas con grandes fotos del Santiago Bernabeu el merchandising del equipo culé parece venderse muy bien:


Madrid, Foto Miguel de Rusadas
Otra cosa curiosa que te puede pasar si pasas por Barajas es encontrarte jeta a jeta con un Eurodiputado y posible nuevo Presidente del Gobierno esperando a la entrada de la puerta de embarque con su maletita de mano y su mochila al hombro como todos los demás ciudadanos y embarcando en clase turista como uno más en el vuelo que podéis ver más abajo para poder desempeñar el trabajo para el que se le paga… algo que sin duda podemos afirmar que no es costumbre muy habitual en este nuestro país. Por cierto, que ya me explico el cómo dos “compañeros” suyos le acompañaron hasta la puerta del avión para despedirle. Estuve a punto de preguntarles como habían hecho para que la próxima vez me acompañasen mis hijos pero parece que ya ha quedado resuelto el misterio.


Madrid, Foto Miguel de Rusadas
En Munich por su parte también pude constatar varias cosas interesantes. Para empezar que el checkin uno lo hace en una maquinita con su localizador y nombre, maquinita que una vez verificado el localizador te imprime tu billetito con un código ETIX en un extremo, esa especie de código de barras raro que podéis ver en el billete inferior:


Imagen vía Wikipedia de Heb
Con ese billetito también realizas de manera automática el drop-out de la maleta en otra maquinita. El billetito en cuestión te otorga el derecho a pasar a la zona de la terminal de embarque donde se lo enseñas a un tipo con guantes de latex y finalmente tras ponerlo en un lector situado a la entrada de la puerta de embarque accedes al finger y posteriormente al avión. ¿El problema? Pues que hasta el mismísimo Bin Laden si quisiera podría meterse en el avión y sentarse a tu lado ya que nadie en toda la ronda de identificaciones jamás va a pedirle documentación alguna, con su código ETIX vale. Y según tengo entendido esto ocurre así en la gran mayoría de aeropuertos internacionales de Alemania en los vuelos que se realizan en la zona Schengen (para salir de Schengen hay que pasar por la aduana y ahí si te piden el pasaporte). No sé, a mí eso de que me midan los mililitros de desodorante que llevo o que me pidan pasar los calzoncillos por los rayos X me parece poco coherente si absolutamente nadie va a pedirte el pasaporte o confirmar tu identidad durante todo el proceso…. Señores de la Bundespolizei (los aeropuertos los vigila este cuerpo, no la Polizei normal), revisen sus protocolos de seguridad porque me da la impresión de que se les está escapando algo… En fin, de ventanales para fuera en Munich también se pueden ver cosas interesantes como este Jumbo (los cuales me resultan un tanto esquivos últimamente):


Munich, Foto Miguel de Rusadas
o este precioso avión de Lufthansa decorado con su antigua librea:


Munich, Foto Miguel de Rusadas
Munich, Foto Miguel de Rusadas
Otra de las cosas que se puede observar curiosa en Munich está al final de la Terminal 1, la terminal de los “pobres”, y es un edificio que suele pasar desapercibido a todo el mundo y que sin embargo, si uno se fija, llama poderosamente la atención ya que según se puede ver cuenta con un estilo arquitectónico bastante moderno y lujoso y además está adornado con alguna que otra obra de arte. 


Terminal VIP de Munich vía Google AQUÍ
Todo esto es más fácil de apreciar si es de noche y se encuentra iluminada en su interior. Bueno, pues esta es la llamada Terminal VIP del Aeropuerto de Munich. Una terminal destinada a proporcionar la privacidad y exclusividad necesaria a todo buen jeque o millonario ruso que decida para por la ciudad a ir de compras por su cotizadísima milla de oro, la cual siempre se encuentra a rebosar de árabes. Ya ves tú, nunca lo había pensado, una Terminal VIP… la verdad es que si uno lo piensa hasta tiene sentido. AQUÍ tenéis un vídeo y detalles de dicha terminal, supongo que el wifi será gratis...


Los alpes. Foto Miguel
De los vuelos Madrid-Munich y Munich-Madrid y esperas asociadas puedo constatar que en el viaje da tiempo a leerse completamente los 6 tomos del comic Universal World One, una estupenda aventura que narra las aventuras del Escuadron Purgatory en la que el protagonista es un físico (¡chuparos esa matemáticos!) y cuyas paradojas espacio temporales dejan las de Terminator a la altura del arriba y debajo de SupercocoMuy recomendable y te deja un tanto pensativo. No voy a desvelar nada porque tampoco quiero destrozar la historia pero solo quiero comentar que me ha gustado bastante. 


Los alpes. Foto Miguel
En fin, y por supuesto los Alpes. Asegúrate pedir asiento en ventanilla izquierda en el sentido Munich-Madrid y derecha en el Madrid-Munich para poder observar esta maravilla de la naturaleza en todo su esplendor (si tienes suerte y no está nublado). Esa impresionante vista de picos nevados hasta donde alcanza la vista difícilmente te dejará indiferente...



11 comentarios:

  1. Qué buena entrada Miguel, y tanto que ni comparación. Me ha encantado tu detallismo psicodélico, jiji. Y me he hartado de reír con lo de las fotos repetidas... jajaja Se ve que a la famosa franquicia no le da para más fotos diferentes porque tiene las mismas en cada local y quien las coloca no mira mucho.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Pues RUSADAS es el único blog que no leo jamás, ¡ea!, ¡toma ya!

    :)

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo una experiencia en una terminal VIP, pero no de un aeropuerto, sino del AVE en Sevilla.

    Allí estaban Los Del Río dando vergüenza ajena con cada comentario que hacían.

    En el viaje me tocó de compañero de asiento el ¿torero? farandulero Fran Rivera, que no paró de decir sandeces por el móvil durante todo el trayecto hasta Madrid.

    Qué maravilla de pasajeros VIP tenemos en España.

    ResponderEliminar
  4. Cuando termine la vida operativa del "Vicente del Bosque" que lo envien a Chile para sentarnos en el. Debe tener un maletero bien grande para transportar goles.

    ResponderEliminar
  5. ... la bodega sí tiene que ser grande, pero para meter todos los trofeos. Si los tiene que facturar AE se va a llevar un buen pellizco por sobrepeso!
    Volviendo al tema, me gusta la politica de Lufthansa de ofrecer los asientos libres de un vuelo para pasajeros con billete de otro vuelo posterior. Tienen unos monitores en la puerta de embarque y van llamando en orden enmplan carnicería!

    ResponderEliminar
  6. Miguel... no seas tikismikis con las fotos repetidas que al menos se molestaron en cambiar el marco... jejeje

    ResponderEliminar
  7. Pues yo de lo que más me acuerdo del aeropuerto de Munich es de que llegaba tarde para coger el vuelo y con las prisas y los nervios, al sacar la cartera para pasar el control de seguridad, se me cayeron todas la monedas al suelo. La vergüenza que pude pasar con toda la gente esperando detrás de mí.
    Y la T2 tampoco está tan mal, está más cerquita y te ahorras los paseos que tienes que darte en la T4 (si no vas a coger un taxi, entonces el paseo también está servido).

    ResponderEliminar
  8. Pues yo de lo que más me acuerdo del aeropuerto de Munich es de que llegaba tarde para coger el vuelo y con las prisas y los nervios, al sacar la cartera para pasar el control de seguridad, se me cayeron todas la monedas al suelo. La vergüenza que pude pasar con toda la gente esperando detrás de mí.
    Y la T2 tampoco está tan mal, está más cerquita y te ahorras los paseos que tienes que darte en la T4 (si no vas a coger un taxi, entonces el paseo también está servido).

    ResponderEliminar
  9. Para mi lo mejor de Munich es que si haces escala de un vuelo de fuera de Europa puedes salir a la calle y que te toque un poco el aire. En pocos aeropuertos hay espacios al aire libre.

    Ah, y el Sex Shop que hay antes de facturar....

    ResponderEliminar
  10. aaaaaaah

    espera espera

    http://www.munich-airport.de/en/company/facts/preise/skytrax/skytrax_2014/index.jsp

    resulta que parece que el aeropuerto de Munich ha sido catalogado este año como el tercer mejor aeropuerto del mundo y el mejor de europa por septima vez...

    eso explica el porque me gusta tanto....

    bueno saber que aun sigo teniendo buen gusto!

    ResponderEliminar
  11. Muy buena la recomendación de universal world one; mola que sea un físico el protagonista (y no un matematico!). A mi tambien me gusta el aeropuerto de Munich; lo de que este rodeado de bosques tambien le añade valor...y cuando está todo nevado... (Donde yo vivo solo vemos la nieve en TV)

    Pedro

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...