martes, 3 de febrero de 2015

Viaje por Alemania: El "Nido del Águila"

Foto Miguel
Llevamos muchas lunas sin hablar de la saga de mi Viaje por Alemania y creo que hoy, debido a la alineación de los astros, toca retomarla aunque sea un poco. Nos quedamos por AQUÍ jugándome el pescuezo por una buena foto en la cumbre del Zugspitze y con anterioridad habíamos visitado AQUÍ el pueblo de Berchtesgaden, AQUÍ habíamos metido un poquito el hocico en las inmediaciones de la Cancillería alpina que tuvieron que construir en la zona porque el del bigotín se pasaba aquí medio mandato, AQUÍ aparentemente puse incómodo a alguien visitando con la cámara las inmediaciones del Cuartel de los Gebirgsjäger de Berchtesgaden y AQUÍ nos perdimos un poquito por el cercano Königssee para dar un paseo... y es que como podéis ver el área de Berchtesgaden da mucho juego (de hecho la hermana de Hitler, Paula Hitler, esta enterrada en su cementerio aunque la placa de su tumba ha sido escondida) y sino que se lo digan a los miles de turistas que se acercan cada año a visitar la "La casa del té" que fue regalada a Hitler con motivo de su 50 cumpleaños conocida bajo el seudónimo de el "Nido del Águila" o en su nombre original en alemán: Kehlsteinhaus.


Foto Miguel
Lo más curioso del caso es que muchísimos de los turistas que se lanzan a conocer el lugar lo hacen bajo la idea de que en realidad están visitando la "casa de Hitler en los Alpes" lo cual es una metedura de pata de proporciones épicas ya que el Kehlsteinhaus no era la casa de Hitler como muchos turistas parecen creer sino como he dicho se trata de un poco exitoso regalo que le hicieron a Adolf para que tomase el té o para impresionar a sus visitas. De hecho según se cuenta Hitler no subió a la dichosa casita poco más que una docena de veces y según parece la única persona que la usaba de una manera más o menos periódica era su por entonces amante Eva Braun.


Parking inferior con furgoneta portahelicópteros. Foto Miguel
Pero lo más curioso del terma es que esos mismos turistas que aparcan el coche y buscan apresuradamente la taquilla para subir en el autobús al Kehlsteinhaus no son conscientes de que la verdadera casa de Hitler se encuentra a escasos metros del aparcamiento donde dejan sus coches antes de coger el autobús... ironías del destino...


De lo poco que queda de Obersalzberg hoy un Biergarten. Foto Miguel
De Obersalzberg (que es como se llama esta pequeña localidad situada a escasos kilómetros de Berchtesgaden donde se encuentra todo esto) y de las decenas de curiosísimos lugares que podemos encontrarnos paseando por ahí caperucita style hablaremos en otra entrada ya que hoy voy a centrarme en el Kehlsteinhaus.


Foto Miguel
Si observáis la imagen superior podréis apreciar como el chalecito en cuestión se encuentra en lo alto de un pico de los Alpes, concretamente a 1.834 metros de altitud sobre el nivel del mar. Una impresionante localización desde la que en un día claro se obtienen increíbles vistas.


Bigotín y su chica mirando al tendido. Foto de una foto de Miguel
Como podéis imaginar la construcción de semenjante lugar, la cual se llevó a cabo en poco más de un año, fue de todo menos fácil y dado que había que llegar a la fecha del cumpleaños sin retraso posible se sufrió y se gastó lo indecible para cumplir el objetivo de sorprender al jefe.


P'arriba. Foto Miguel
El encargado de coordinar la construcción fue el Reichsleiter Martin Bormann y la verdad es que en vez de contaros de mala manera el como transcurrieron los trece meses frenéticos que llevaron a finalizar la obra y explicaros todos los problemas a los que se tuvieron que enfrentarse los que se encargaron de ella prefiero y os recomiendo que leáis ESTA espectacular entrada que publicó Rafael Morilla con todo tipo de detalles en su blog hace cosa de un año y la cual, desde que le puse el ojo encima, recomiendo leer a todo el mundo que planee pasarse por ahí.


Construcción del Kehlsteinhaus. Foto de una foto de Miguel
Si habéis leído la entrada habréis descubierto como el lugar comprende tres grandes construcciones. A saber:
  • La impresionante Kehlsteinstraße dotada de cinco túneles y que se extiende durante 6,5 kilómetros como una serpiente por el lateral de la montaña permitiendo salvar los 770 metros de desnivel que separan el Hintereck donde está situado el aparcamiento del Kehlsteinhaus de Obersalzberg en un tiempo record. La construcción de esta carretera, perfectamente integrada en la montaña, se dice que costó al cambio actual unos 150 millones de Euros y cuenta con una única curva de 180 grados.
  • El túnel de 125 metros recubierto de placas de granito que que permite al visitante adentrarse en el corazón la montaña para posteriormente acceder al Kehlsteinhaus a través de un ascensor construido en su corazón que asciende otros 120 metros hasta el chalet. La espectacularidad de este acceso tiene una razón: el chalet debía de integrarse armoniosamente en la naturaleza por lo que el aparcamiento para vehículos debía de quedar a otro nivel para no perturbar el conjunto.
  • El propio chalet de estilo alpino construido por Hochtief (compañía "propiedad" actualmente del Grupo ACS de Florentino) y que paradojicamente fue muchísimo menos complejo de construir que el túnel y la carretera.
Construcción del tunel de entrada. Foto de una foto de Miguel
Yo a la Kehlsteinhaus he ido, por paradojas del destino, en tres ocasiones distintas. La casa es actualmente propiedad del Estado Libre de Baviera y todos los beneficios que se obtienen en ella en forma de visitas o de comidas servidas se destinan a causas caritativas.

Paneles informativos en la terraza acristalada. Foto Miguel
Paradojicamente en el propio Kehlsteinhaus hay pocas referencias a su pasado. Si acaso en la galería de arcos actualmente se muestra un vídeo sobre su construcción y sobre sus paredes se han colocado recientemente unos paneles informativos para recordar las penurias que muchos tuvieron que pasar para construir semejante regalo. Si planeas visitar el Kehlsteinhaus debes de saber que solo está abierto ente mediados de Mayo y mediados de Octubre. Más detalles en la propia página del Kehlsteinhaus AQUÍ. Hay dos maneras de subir a su cima: en autobús o andando y yo personalmente, si tenéis tiempo, recomiendo ambas.


Estación de autobuses. Foto Miguel
El autobús lo recomiendo porque es la única manera de subir por la impresionante Kehlsteinstraße. Está carretera está en su mayoría cerrada a peatones y a vehículos no autorizados y es en sí un espectáculo: estrecha y literalmente colgada sobre la ladera de la montaña.

Foto Miguel
Recomiendo intentar sentarse en los primeros asientos junto al conductor (autobuses por cierto de la Deutsche Bahn o Ferrocarriles Alemanes) para además de pasar las de Cain en la subida o bajada (especialmente en la horquilla de 180 grados) poder admirar la destreza con la que los experimentados conductores de autobús del Kehlsteinhaus manejan el gigantesco autocar en una carretera que tiene apenas 3 metros de ancho.

Horquilla. Vamos que nos vamos!. Foto Miguel
Debido a las estrecheces de la vía los autobuses no se pueden cruzar más que en una plataforma habilitada para ello situada a medio camino donde el autobús que sube suele esperan a que pase el que está bajando en esos momentos.

Foto Miguel
Tan experimentados son los conductores de este particular servicio de autobuses que durante los más de 60 años que el servicio ha estado operativo jamás ha sufrido un accidente. Y esperemos que no lo sufra nunca porque la caída es para no contarlo.

Foto Miguel
Es también impresionante sentir la extraordinaria capacidad que tienen estos MAN de 360 caballos para trepar los 25 grados de inclinación de la Kehlsteinstraße sin aparentemente inmutarse...

Foto Miguel
Subir en autobús es la manera más natural de entender porque Hitler, según dicen con miedo a las alturas, no visitó este lugar más que una docena de ocasiones. Entiendo que ya en la subida con algún chofer haciendo de fitipaldi se le debían de revolver las tripas.

Entrada al Kehlsteinstraße. Foto Miguel
La otra manera es andando desde el mencionado aparcamiento para visitantes de Hintereck. La subida lleva unas tres horas y media más o menos a ritmo pausado y permite gozar de un precioso camino.

Cosas raritas en el bosque... Foto Miguel
Foto Miguel
Foto Miguel
Foto Miguel
Lugar donde nos separamos de la Kehlsteinstraße. Foto Miguel
El camino a pié va paralelo a la Kehlsteinstraße pero cuando se lleva andado poco más del 20% el camino se desliga y sigue una ruta lateral...


Foto Miguel
¿Una acera? Foto Miguel
... aparentemente, a juzgar por las aceras que aun se pueden ver en algunos tramos, también construida en el marco del proyecto original.


Caminante no hay camino. Foto Miguel
Foto Miguel
Foto Miguel
Os voy a decir una cosa: este plan es ideal para engañar a tu pareja de mala manera. La propones un día de trekking en una ruta suave, rodeado de un paisaje espectacular con piscolabis en cima y tu ya de paso visitas una de esas cosas que jamás hubieras podido ver en familia de haber planteado la visita como "cariño, ¿te apetece venir conmigo a ver la casa que le regalaron a Hitler en su 50 cumpleaños?". Eficacia probada.


Foto Miguel
Foto Miguel
El Otoño es sin duda una época espectacular para visitar este lugar.

Foto Miguel
Este camino auxiliar accede finalmente a la plataforma de aparcamiento por su parte trasera a través de una zigzagueante subida.

Vista desde la plataforma del acceso secundario. Foto Miguel
Una vez llegues a la plataforma de aparcamiento si piensas bajar en autobús (independientemente de como hayas subido) lo primero que debes de hacer es acercarte a la caseta que hay para reservar asiento en el bus de bajada de la hora que elijas. Ten en cuenta que hay un límite finito de plazas de bajada.

Plataforma de aparcamiento con acceso al túnel. Foto Miguel
Y toca subir. Si subiste en autobús yo recomiendo subir a lo grande: por el túnel y el ascensor.

Foto Miguel
Construido en 1938. Foto Miguel

Foto Miguel

Foto Miguel

Foto Miguel

Foto Miguel
Tras avanzar los 125 metros de túnel a mano derecha se abre una sala circular que da lugar a la entrada del ascensor.


Foto Miguel
Este cuenta con ascensorista y tenía una serie de sofás que fueron eliminados para permitir mayor capacidad.


Foto Miguel
Por lo demás el ascensor ha sido básicamente el mismo desde que se construyó el Kehlsteinhaus. Por cierto, el interior del ascensor está decorado con espejos, tal vez sea la razón por la que está prohibido realizar fotos con flash en su interior...

Foto Miguel
Y si subiste a pié hasta la plataforma que te puedo decir...


Caminito auxiliar para subir a pié. Foto Miguel
Foto Miguel
¡Que ya llegamos! Foto Miguel
... pues un poquito más de esfuerzo hasta la cima y así algún día podrás abrir un blog y contar que subiste a pié.

Foto Miguel
Desde arriba las vistas, si el día acompaña, son de quitar el hipo.

Foto Miguel
En el interior tenemos la famosa sala octogonal para festejos


Versión leña. Foto Miguel
Versión sin leña. Foto Miguel
presidida por la chimenea que Mussolini regaló a Hitler.

Foto Miguel
El comedor que sirve de comedor interior del establecimiento.

Foto Miguel
La llamada Sala de Eva Braun con unos estupendos ventanales.

Foto Miguel
La terraza en galería actualmente cubierta por cristales

Foto Miguel
Y la estupenda terraza exterior que a día de hoy alberga el biergarten más espectacular donde haya estado jamás.

Foto Miguel
Una buena cerveza y un schnitzel es obligado.


Foto Miguel
Si tenéis que esperar para estar en una de las mesas de barandilla pues se espera, que la vista viendo el Königssee bajo la sombra del Watzmann es literalmente impagable.

Foto Miguel
Tras el aperitivo nada mejor que estirar un poquito las piernas y subir a la cruz que se erige sobre la cumbre unos metros más arriba.

Foto Miguel
Si sois de los valientes seguro que os encantará haceros una foto sobre lo que queda de una batería antiaérea en un lateral de la subida con el Königssee de fondo. Yo no soy tan valiente, ya me conocéis. Si luego os dan un Premio Darwin no me vengáis luego con vuestras quejas. Paradojicamente el Kehlsteinhaus, al igual que la Kehlsteinstraße, apenas sufrieron daños durante la guerra. No se bien si fue porque apenas tenía valor estratégico o porque era demasiado difícil de bombardear pero el caso es que aguantó bien.

Foto Miguel
Posteriormente el ejército norteamericano tomo posesión de el chalet y lo estuvieron usando desde Mayo de 1945 hasta 1960, año en que fue devuelto a Baviera para su gestión. Se cuenta que tal vez el poco uso que tuvo por parte de Hitler lo salvó de la dinamita. Menos mal.

Cuartel de los Pioneros de Montaña. Foto Miguel
Las vistas desde la cruz que corona la montaña son impresionantes. Este es el lugar desde el que se realizan la gran mayoría de las fotografías del Kehlsteinhaus ya que desde aquí es desde donde se capta de mejor manera la majestuosidad y dramatismo de esta impresionante obra. A un lado se puede apreciar Berchtesgaden perfectamente incluido el Cuartel de los Pioneros de Montaña.

Cancillería. Foto Miguel
y la Cancillería Alpina.

Saltzburgo. El castillo de balnco a la derecha. Foto Miguel
Y por el otro lado la vista nos puede llevar a reconocer sin demasiado esfuerzo el castillo que corona la ciudad de Saltzburgo situada a unos 25 kilómetros de distancia.

Kehlsteinhaus. Foto Miguel
Sin duda un lugar impresionante donde disfrutar de unas magníficas vistas, de una buena comida con cerveza bávara y de un ambiente con un pasado histórico bastante interesante. Como he contado al margen de las fiestas de Eva Braun aquí arriba no sucedió nada realmente trascendental... no obstante, aunque muchos lo desconocen, el lugar donde de verdad se cocieron las decisiones que llevaron a arrasar buena parte de Europa no se encuentran muy lejos... lugares que pasan completamente desapercibidos para muchos de los turistas que se apresuran a coger el autobús y que como es lógico no interesa a nadia publicitar... pero eso ya lo dejo para otro día.


10 comentarios:

  1. Gran entrada!
    Lástima no llegar a visitarlo...lástima de Schnitzel...

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo. Como siempre.
    Un duda ¿mejor ir en verano, no? Así, incluso habrá algún valiente, o valientes,que se bañe en Höllgraben... ;)

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post. Desconocía el blog, directo al feedly!

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Gran articulo Miguel¡¡ como siempre... ya sabes que soy un gran fan de tu blog. Ah... el Obersalzberg, un diamante en bruto¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Un gran artículo, y buenas fotos.
    No tenía ni idea de que Hitler utilizara tan pocas veces este chalet en primera línea de montaña.

    ResponderEliminar
  6. Los primeros soldados aliados en llegar al Nido del Águila fueron los Republicanos Españoles de "La Nueve". Le tenían ganas al del bigote.
    Cuenta la leyenda que colgaron la bandera republicana en el balcón, pero las fotos son en blanco y negro ... cualquiera sabe

    ResponderEliminar
  7. Días después llegó la "101 Aerotransportada" y los españoles les "vendieron" un lote de prisioneros alemanes a cambio de cigarrillos

    ResponderEliminar
  8. Hola

    No se si habéis visto esto:

    "Vast secret Nazi ‘terror weapons’ site uncovered"

    http://www.thesundaytimes.co.uk/sto/news/world_news/Europe/article1500621.ece


    ResponderEliminar
  9. en que mes fuiste?? pensava visitarlo los primeros dias de diciembre

    ResponderEliminar
  10. Buenas Germany,

    yo subí a pie y entiendo que el camino seguirá abierto, no así el chalet. Si planeas visitar el Kehlsteinhaus debes de saber que solo está abierto ente mediados de Mayo y mediados de Octubre.

    saludos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...