viernes, 4 de noviembre de 2011

Suecia capítulo 6: El Vasa

Foto de Jaycross
No obstante la anterior lista de material bélico fabricado en Suecia de la que hablamos en el último capítulo de esta saga dedicada a Suecia AQUÍ debería de considerarse incompleta si no incluimos en ella al artilugio militar más famoso de todos los tiempos producido en este país. Os daré tres pistas del protagonista de hoy:
  1. Es un barco, 
  2. fue diseñado para surcar los mares pero sin embargo no ha navegado en toda su vida más de una milla náutica,
  3. a pesar de que su construcción terminó en 1628 hoy aun se puede visitar de lunes a domingo en el centro de Estocolmo, la ciudad que le vio nacer y de la que por unas razones o por otras no ha querido despegarse.
Por supuesto, si has estado en Estocolmo sabrás que estoy hablando del Vasa.


La época en la que fue concebido el Vasa podría ser considerada como complicadilla para los suecos a pesar de ser conocida como los años de la grandeza o Stormaktstiden. Por entonces el trono lo ocupaba el rey Gustavo II Adolfo de Suecia, descendiente de la dinastía Vasa conocido como el León del Norte.

Demasiados frentes abiertos. Foto Shamael
La dinastía Vasa, familia del que toma el nombre el protagonista de hoy, es la más conocida dinastía de reyes suecos. El primero de sus miembros, el celebre Gustavo I de Suecia (mas conocido como Gustavo Vasa) podría considerarse como una especie de Braveheart a la sueca. Cuando Gustavo Vasa nació Suecia se encontraba agrupada bajo la Unión de Kalmar, una especie de estado supranacional formada por la fusión de las tres monarquías nórdicas (Noruega, Suecia, Dinamarca) y territorialmente hablando formada por lo que hoy en día conocemos como Noruega, Finlandia, Suecia, Islandia, Groenlandia, Islas Feroe y Dinamarca en la que precisamente el rey Dinamarca llevaba la voz cantante. A Gustavo I eso de que los daneses decidieran y reclamasen el trono de Suecia (como se encargó de hacer Cristian II de Dinamarca) no le gustaba demasiado así que después de varias idas y venidas acabo liderando la rebelión contra los daneses.



Si uno visita Suecia se dará cuenta de que Gustavo Vasa es con diferencia el más popular de los reyes suecos, su imagen (característica por sus pantalones pitillo, su larga barba y el sombrero con el que se le suele representar) se puede encontrar en los lugares más recónditos y ello tiene su explicación:
  • Como consecuencia de la rebelión que el mismo encabezó Suecia se separó de la Unión de Kalmar y acabo declarando su independencia.

5 coronas en honor a Gustavo Vasa... menos de 1 euro, que indecencia
    Hoy en día Vasa ha sido actualizado de acuerdo a la inflación
    y ya vale 1000 coronas suecas. El billete de mas valor.
  • Introdujo la monarquía en Suecia tras ser elegido rey el 6 de Junio de 1523  por el parlamento sueco quedando esta fecha en el calendario sueco marcada como el día nacional.
  • Desligó a Suecia de la iglesia de Roma, se proclamó nuevo dirigente de la iglesia sueca e hizo que el país adoptase el protestantismo.
A Vasa me lo encontré cara a cara en el castillo de Kastelholm en Åland, muy majete. Foto Miguel de Rusadas.com
Vamos, que Gustavo Vasa fue posiblemente el rey que más cambios significativos introdujo en la historia de Suecia. 

Gustavo II dando su mejor perfil. Imagen vía Wikipedia
Gustavo I fue un gran reformador, no obstante el segundo tampoco se quedó corto en cuanto a meritos. Entre ambos reinados posaron sus reales posaderas sobre el trono sueco un total de 4 reyes de la dinastía Vasa. No fue hasta 1611, casi 80 años después de nacer Gustavo I, cuando Gustavo II Adolfo vio la luz en el desaparecido castillo de las tres coronas de Estocolmo. El día que, con 17 años, fue coronado como rey de Suecia en Uppsala el bueno de Gustavo II ya tenía 3 guerras en curso esperando decisiones sobre la mesa de su despacho:
  1. Una guerra en la que invadía, en concreto la Guerra de Ingria contra el principado de Moscú que se desarrollaba en suelo ruso.
  2. Una guerra en la que era invadido, en concreto la Guerra de Kalmar contra los Daneses en el sur que estaban intentando conquistar Suecia.
  3. Una guerra de familia (quien no conoce las de este tipo), en concreto la Guerra Sueco-Polaca que le enfrentaba por el trono de Suecia con su familiar lejano Segismundo III Vasa, rey de Polonia.
A los rusos no les ganó el trono como él quería pero consiguió que le diesen a cambio Ingria, Kexholm y toda la zona del lago Ladoga, por lo que los rusos tuvieron que poner en dique seco toda su flota al carecer de una salida al Báltico. A los daneses por su parte les obligó mediante la guerra de guerrillas a retirarse y firmar la paz y a los polacos les repartió de lo lindo abriendo la puerta a la guerra de los 30 años, conflicto que le llevaría a escribir las líneas más gloriosas de la historia de Suecia ampliando las fronteras de esta hasta los Alpes.

Gustavo II preparado para dar estopa en la batalla de Breitenfeld. Imagen vía Wikipedia
Dicho esto seguro que no estaríamos muy errados si afirmásemos que Gustavo II era un tipo algo propenso a la guerra por lo que no nos debe de extrañar que bajo su mandato Suecia se convirtió en uno de los estados más militarizados de la historia. Tampoco es de extrañar que a Gustavo II no le disgustase la idea de contar con un núcleo poderoso de navíos de guerra con los que hacer imponer su voluntad dentro y fuera del Báltico. Con este concepto en mente se construyó el Vasa, el primero y más grandioso de los 5 buques planeados por la marina sueca que debían de estar entre los más poderosos barcos de su época.


Skeppsgården cuando se construyó el Vasa. Imagen vía Lidingo



Skeppsgården durante la construcción del Vasa. Foto Jaycross



Skeppsgården a día de hoy. Imagen vía eniro.se aquí
El Vasa se construyó en los astilleros de Skeppsgården (islote de barcos) los cuales se encontraban en la isla donde hoy se encuentra el Grand Hôtel de Estocolmo conocida como Blasieholmen.(en Google Maps AQUÍ). Más de 1000 robles se usaron en la construcción de su casco de 69 metros de largo, 12 de anchura y de su palo mayor de 52 metros de altura. El resultado fue una mole de 1200 toneladas de peso diseñada para moverse por la fuerza de sus 10 velas.


¡Más madera!, ¡esto es la guerra!. Foto Antti Vilpponen

Yo a ese casco lo veo un poco estrecho para lo alto que es... pero bueno. Foto Antti Vilpponen

El Vasa se diseñó cuando las reglas de la guerra en el mar se encontraban en plena transición, hasta entonces las batallas navales a cañonazo limpio no estaban a la orden del día y se optaba más por el abordaje y el cuerpo a cuerpo posterior. Es por ello que el Vasa se encontraba a medio camino entre ambos conceptos, por un lado contaba con 64 cañones de bronce alineados en sus laterales para machacar a sus adversarios (lo que le convertía en la mayor concentración de artillería embarcada de la época) y por otro contaba con 300 soldados a bordo y una altura de casco considerable para permitir a sus infantes de marina atacar y disparar desde una posición dominante en las maniobras de abordaje.

El Vasa, además de una máquina diseñada para la guerra, era un buque diseñado para intimidar y ganar las batallas sin necesidad de presentarse a ellas. El buque era polícromo y se encontraba completamente cubierto de esculturas que debían de recordar al adversario la grandeza del tipo al que pretendía combatir.
El puente de mando del Vasa. Foto Scoobyfoo
El puente de mando del Vasa como fue antes de hacer inmersión Foto Nunocardoso
La construcción se inició en 1626 y 2 años después, en concreto el 10 de Agosto de 1628 el barco aparentemente está preparado para zarpar con destino a  Älvsnabben, un puerto natural que se encuentra al sur de Estocolmo. 
El viaje de Vasa. Mapa de Mapmaster
Ese día la multitud se congrega en las orillas de las islas limítrofes, el barco lleva a bordo marineros y algunos incluso han embarcado a algunos de sus familiares, en total 200 personas. Leva anclas, la expectación es máxima, las portezuelas de los cañones se encuentran abiertas para mostrar su poder, el día es tranquilo, se despliegan 3 velas y el Vasa abandona su emplazamiento en Gamla Stan, la gente saluda y el Vasa replica de vuelta con el rugir de sus cañones disparando una salva. Llegando a la bocana del puerto, un poco más allá de donde hoy en día se pueden coger los celebres y etílicos ferries que van al Báltico (Viking y Silja Line), una ráfaga de viento golpea las velas del Vasa, este se escora, la escora se corrige. Una segunda ráfaga golpea con más fuerza y esta vez la escora es tan potente que el barco de tambalea aun más haciendo que el agua penetre por las portezuelas abiertas de los cañones, su destino se escribe entonces de un plumazo, ya nada puede parar la escora y el barco se hunde sin que nadie pueda hacer nada para evitarlo ¿resultado? 30 ahogados y el orgullo de la marina real sueca durmiendo un sueño de 333 años a 32 metros de profundidad y 120 metros de la orilla. Imaginaos la escena.


El Vasa diciendo Hejdå. Foto Dalbera
Otra perspectiva. Foto Eynspahn
Primeras declaraciones: "La he liao parda"... foto Niklas
Inmediatamente se abre una investigación y salen a la luz varias cosas:
  • Se pensó en un primer momento que tal vez los cañones no estaban debidamente atados lo cual pudo desestabilizar el barco tras la salva de honor.
  • Se investiga al capitán de la nave en relación con el hecho de que el barco llevase las portezuelas de los cañones abiertas, cosa comúnmente prohibida cuando se botaba un barco nuevo precisamente para evitar esta clase de desastres. Pero con portezuelas abiertas o cerradas las evidencias apuntaban a un mal diseño, seguramente el barco no se hubiera hundido con las cañoneras cerradas pero tampoco hubiera ido a dar estopa a los polacos tal y como estaba planeado.
¿Pero quereis cerrar las cañoneras leches?. Foto ScoobyFoo
El problema de diseño radicaba en la idea original del rey. Este quería muchos cañones por lo que se tuvo que diseñar un barco de 3 cubiertas, algo que no se había hecho antes. El barco simplemente era demasiado estrecho para la altura que tenia, de hecho el Äpplet (en castellano el Orbe, el segundo buque de los 5 proyectados construido al mismo tiempo que el Vasa) era 1,5 metros más ancho. Al final parece que el barco se construyó según las especificaciones de su diseñador Henrik Hybertsson el cual, aparte de no ser un experto en buques de 3 cubiertas, ya se encontraba muerto y enterrado para cuando el Vasa se hundió, así que pocas explicaciones se le pudieron pedir a Henrik.


Si este cañon hablase nos contaría si estaba bien atado o no... Foto Bibi
No obstante, estos errores en el diseño deberían de haber salido a la luz durante la fase de pruebas pero según parece las pruebas fueron incorrectas. El test de estabilidad del casco consistía en poner a correr a 30 marineros de un lado a otro pero a la tercera carrera se decidió abortar la prueba por miedo a que el barco se diese la vuelta... a esas alturas nadie quería tener que decirle al rey que el proyecto estaba mal diseñado así que el tema se silenció.

El lastre era claramente insuficiente para la altura del barco, según parece. Foto Jaycross
El rey pidió de inmediato una investigación, se acusó al diseñador por un mal diseño, al encargado de las pruebas por no realizarlas correctamente, al constructor por construirlo y no poner en duda el diseño, a los tripulantes por no atar los cañones, al capitán por dejar las cañoneras abiertas y al final… nadie resultó culpable. En eso no hemos cambiado en tantos años.
"Submarino" usado para bajar a recoger los cañones. Foto Kiki Follettosa
El barco se intentó reflotar en varias ocasiones pero la técnica de la época no estaba a la altura  de las circunstancias así que se recuperaron los cañones de bronce y ahí se dejó, durmiendo el sueño de los justos. No fue hasta el 24 de Abril de 1961 cuando, aupado por dos barcos y con las portezuelas debidamente selladas, el Vasa vio la luz del sol de nuevo tras 333 años en el fondo del archipiélago. 


Proceso de izado del Vasa con apoyo de dos barcos. Foto Nunocardoso

Proceso de izado del Vasa con apoyo de dos barcos. Foto Jimmyroq
Maniobra de alzamiento. Foto Jaycross
El Vasa viendo el sol de nuevo. Foto AdvicePig
Momento exacto en el que el Vasa emerge. Imagen televisión sueca

El barco casi totalmente fuera del agua, con las cañoneras cerraditas. Imagen vía televisión sueca.
El barco se montó sobre un pontón y fue movido al dique seco Gustavo V (fácilmente visible al llegar a Estocolmo en ferry y que podéis ver en eniro.se en perspectiva AQUÍ), y ahí se procedió a su recuperación física y arqueológica.


El Vasa poco después de ser izado camino del Gustavo V. Autor desconocido
Gustavo V a día de hoy vía Eniro.se
Vasa despertandose en el dique seco. Foto de Ankix
En 1961 el Vasa se hospedó en el interior de una estructura temporal  denominada Wasavarvet (astillero Vasa) en la isla de Djurgården.


Exterior del Wasavarvet en los 60. Autor desconocido

Interior y estado general del Vasa en el Wasavarvet. Foto de Andy Eick
Finalmente en diciembre de 1988 el Vasa fue movido 300 metros en dirección norte al interior del que sería su casa definitiva: el Vasamuseet,  levantado a unos cientos de metros de donde permaneció durante 333 años el Vasa. El Vasamuseet, al cual corresponden numerosas fotografías de la entrada de hoy, es el museo más visitado de Escandinavia y no lo es por casualidad, en el se explica con todo detalle todo lo referente a este histórico barco cuyo nombre es sinónimo hoy en día en Suecia fracaso a lo grande, por cierto, no os perdáis la película que muestran en el museo la cual está disponible en 16 idiomas porque merece la pena. 


El Vasamuseet. Foto Boxchain
En la página web del Vasamuseet AQUÍ podéis informaros sobre cuando visitarlo, los precios y su localización. El museo está compuesto por un edificio construido a la orilla del mar con una forma que debería de recordar a un barco con las velas desplegadas (los mástiles que sobresalen del edificio y que podéis ver en la foto superior tienen la misma altura que tendrían los mástiles originales del Vasa), en su interior, dominando todo el museo, se encuentra el barco, y alrededor de este, en diversas alturas se encuentran 9 diferentes exposiciones sobre la historia del buque. 


El Vasa ocupando su espacio. Foto Lesi2306

Otra toma. foto de Ketu*

Y otra más. Foto Askpang
El Vasamuseet comparte la isla de Djurgården con el Skansen (museo dedicado a la cultura, naturaleza y estilo de vida sueco el cual os recomiendo visitar), Gröna Lund (el parque de atracciones de Estocolmo), el Nordiska Museet (siempre se ha dicho que es más bonito por fuera que por dentro) y el Aquaria Vattenmuseum (Acuario museo del agua), museo dedicado a la vida acuática el cual jamás he visitado y que se erige sobre lo que era el Wasavarvet. 


El Vasa a orillas del lago Ashi. Foto Paul Downey
No obstante, si lo que deseáis es conocer la sensación de navegar a bordo del Vasa (sin hundirse) tendréis que desplazaros varios miles de kilómetros, en concreto hasta  el lago Ashi en Japón donde además de en el Vasa podréis navegar en el HMS Victory de Nelson o en el Frontier de Luis XIV.

Esta ha sido la historia de como el Vasa nació, murió y 333 años después volvió a la vida... paradójicamente el Vasa se conservó mejor en el agua que fuera de el debido en buena manera a la contaminación de las aguas del archipiélago de Estocolmo, pero esa ya es otra historia... 

4 comentarios:

  1. Muy buen post !!

    Para darle la puntilla final tendrias de escrbir un par de lineas explicando como despues de 300 años el barco salió en tal buen estado. Bueno lo explico yo.

    En el mar, hay una especie de molusco llamado Teredo navalis que se come la madera sumergida. Pero no en el Báltico, donde la salinidad del agua es mucho más baja. Es por eso que el Vasa se ha conservado hasta nuestros dias.

    Al reflotarlo se roció el Vasa con agua mientras los expertos dilucidaban la mejor manera de conservarlo. Se eligió como conservante el polietileno glicol, un producto ceroso soluble en agua que penetra lentamente en la madera y reemplaza al agua. Se roció con esta solución durante varios años.

    ResponderEliminar
  2. Bueno Kenn,

    es que no lo he contado para que lo pudieras contar tu que para eso acabas de estar frente a frente con el barco!

    te comunico que has aprobado el examen ;-)

    ResponderEliminar
  3. Aaahhh...ok, :)

    En la tienda del museo, no se si entraste, tienen un libro sobre Hundimientos en el Báltico, está muy interesante. Ves fotos del interior de barcos hundidos en el s.XIX en perfecto estado.. brutal ! me quedé con ganas de comprarlo, no era demasiado caro, pero pesaba como un muerto.

    CReo que era este: http://www.maritima.se/sv/Verksamheten/Publikationer/Treasures-oh-the-Baltic-Sea/

    ResponderEliminar
  4. Para viajar en esos barcos que estan en japon, que ademas estan en un lago, tiene que hacer u, n buen dia, sin viento ni nubes que entorpezca la vista, sino te tocara como a mi despues de viajes en tren y despues en teleferico para ir al dichoso lago y darte cuenta que porque sopla un poquito de viento los barcos no navegan, dimos la vuelta en autobus al lago, muy bonita por cierto ya que el conductor paro para que vieramos el Fuji a lo lejos todo un detalle.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...