domingo, 10 de febrero de 2013

Kamov Ka-22 Vintokryl: posiblemente "el girodino más grande del mundo"

Foto vía Aviastar
Hablábamos en la anterior entrada a ciertas similitudes que compartían el Mil Mi-12 con el moderno y llamativo Bell-Boeing V-22 Osprey usado en la actualidad (con luces y sombras) por el Cuerpo de Marines y por la Fuerza Aérea de los EEUU. El Osprey es un diseño que busca combinar la funcionalidad y practicidad del diseño de los helicópteros con la velocidad y prestaciones de un avión turbohélice. Para ello el Osprey cuenta con dos rotores basculantes dispuestos perpendicularmente al fuselaje que le permiten transicionar de modo helicóptero a modo avión al tiempo que alas sobre las que se sitúan los rotores le ayudan a incrementar su sustentación. Estos rotores permiten al Osprey despegar como helicóptero o en despegue corto tras poner colocar sus rotores a 45 grados de inclinación.


El Mil Mi-12 Homer de la anterior entrada, al igual que el Osprey, contaba con alas que le permitían mejorar su sustentación pero a decir verdad era, en su diseño, un helicóptero y como tal se comportaba. A la hora de avanzar el mecanismo que impulsaba al Homer era el mismo que impulsa a cualquier helicóptero (inclinación de los rotores y variación del ángulo de paso) y no contaba con motores de hélices que le impulsaran hacia delante a la manera que ocurre con los aviones convencionales. Ya no hablemos de rotores basculantes tipo Osprey los cuales eran inasumibles técnicamente cuando el Mi-12 levantó el vuelo.


¿Un helicóptero o un avión? Foto vía Aviastar
No obstante en la URSS si que existió algo parecido al V-22 Osprey solo que en vez de ser fabricado por Mil fue fabricado por Kamov, el otro gran "OKB" fabricante de helicopteros. El aparato en cuestión es anterior al Mil Mi-12 y se denominó Kamov Ka-22 Vintokryl y si tuviéramos que esbozar un árbol genealógico podíamos denominarlo como una especie de nieto de autogiro, padre del Mi-12 y tatarabuelo del V-22 Osprey. El Ka-22 contaba, al igual que "su hijo y tataranieto", con rotor principal en cada extremo de cada una de sus alas y junto a este, en posición horizontal, contaba con un motor de hélice como los que podemos encontrar en cualquier avioneta. A este tipo de "locos cacharros" se los denomina girodinos y, al igual que hacen sus nietos conceptuales como el convertiplano que es el V-22 Osprey, fueron inventados más que nada para "saltarse" la limitación física que impide a los helicópteros superar los 400 kilómetros a la hora sin entrar en perdida.


Detalle del doble motor. Foto vía Aviastar
La mezcla de rotores que le impulsaban verticalmente, las hélices que le impulsaban hacia delante y las alas (cuya finalidad era la de soportar gran parte del peso del helicóptero cuando este se encontraba en modo "vuelo) le otorgaban al Ka-22 la posibilidad de despegar verticalmente (solo con rotor), en modo avión (impulsado por las hélices y apoyado en sus alas) o en despegue corto (combinando los 3 elementos). Cuando el Ka-22 entraba en modo "vuelo tipo avión" la fuerza de los motores pasaba gradualmente de alimentar los rotores a alimentar los motores de hélice mientras que los rotores quedaban girando libremente en autorotación proporcionando sustentación extra como en el caso de los autogiros inventados por el español Juan de la Cierva. Hay que decir que la autorrotación de las palas de un helicóptero o autogiro es un tema al que se le da mucha importancia en el mundo aeronaútico ya que en caso de fallo de motor esta autorrotación puede ayudar a aterrizar la nave haciendo que no caiga en caída libre sin control, pues bien: el Osprey no puede entrar en modo autorrotación luego no es tan seguro como un autogiro, un girodino o un helicóptero, algo de lo que se han quejado siempre los Marines... pero volvamos al Kamov Ka-22.  Al igual que el Mi-12 estaba diseñado con la intención de sustituir al An-22 en aquellos lugares donde estos no pudieran utilizar, el Ka-22 tenía unas dimensiones muy parecidas al Antonov An-12 y se podía cargar por su parte frontal como podéis ver a continuación.


Foto vía Aviastar
El Vintokryl levantó el vuelo un 15 de Agosto de 1959 y rompió 8 récords mundiales, entre ellos el de velocidad tras recorrer 15 kilómetros a 356 kilómetros a la hora y el de carga tras elevar 16.485 kilos a 2000 metros, los cuales a día de hoy siguen imbatibles en helicópteros (o girodinos) de su categoría.  4 Kamovs Ka-22 fueron construidos, no obstante tras dos sendos accidentes durante vuelos de pruebas la fe en el programa debido a su extremada complejidad técnica fue decayendo hasta que finalmente se decidió cancelarlo. El Mil Mi-6, que paradójicamente más tarde serviría para sentar las bases del Mil Mi-12, y sus formidables prestaciones fueron en parte responsable de su cancelación, en fin, al menos seguro que el proyecto les sirvió a los chicos de Kamov para aprender muchas cosas, tantas que no han vuelto a meterle mano a girodino desde entonces... programaron uno más grande llamado Ka-34 y otro mayor aun llamado Ka-35 pero no despegaron más allá del departamento de maquetas por lo que poco sabemos de ellos... me da en la nariz que en Kamov tras la experiencia del Ka-22 alguien acabó hasta los mismísimos del temita girodino dejando al futuro y las lecciones que todavía le quedaba a Kamov por aprender decidir si la empresa se metía en esos berenjenales de nuevo o no.


Teoricos girodinos. Imágenes vía Globalsecurity
Ningún Vintokryl ha sobrevivido hasta nuestros días, pero bueno, siempre nos quedará Youtube:





4 comentarios:

  1. Nunca había oido hablar de este "cacharro", realmente interesante.

    ResponderEliminar
  2. Miguel una pequeña corrección: El V-22 Osprey no puede despegar como avión, ya que los motores en posición horizontal (como un avión), provocaría que las hélices o rotores (depende como se vean :-) ) chocarían contra el suelo. La envergadura de estas hélices o rotores son considerables.

    ResponderEliminar
  3. @Daniel, buen apunte.
    veo muy difícil que pueda despegar como un avión --> http://tinyurl.com/as8fmsc

    @Lagarto: Ya volveremos sobre los girodinos dentro de poco, hasta entonces os vais a tener que "comer" varios "los más de lo más del mundo" ;-)

    un saludo a todos!

    ResponderEliminar
  4. Encantado de "comer" los "más de lo más" que llevas hasta ahora (que gay ha quedado esto), me han gustado mucho, pero... ¿no será que quieres llegar a ser la versión rusa del Libro Guinness...?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...