martes, 6 de agosto de 2013

El arte de la guerra (8): Como caído del cielo

Octavillas con la historia de Jarecki. Imagen US Army
La noche del 26 de Abril de 1953 dos bombarderos B-29 "armados" con 1.2 millones de octavillas escritas en ruso, chino y coreano y convenientemente adornadas con la imagen de un Frank Jarecki sonriente tras aterrizar en Bornholm y llamando a la deserción fueron lanzadas sobre las bases comunistas norcoreanas situadas cerca del llamado "Callejón de los MiGs", lugar donde se suponía que se encontraban los pilotos de escuadrones de MiG-15 a los que iba dirigida la operación. Al día siguiente por la mañana, dando soporte a la operación aérea y siempre dentro del marco de la llamada Operacion Moolah un total de 14 estaciones de radio de Japón y Corea del Sur emitían sin descanso por las ondas hertzianas en mandarín, cantonés, ruso y coreano el siguiente mensaje:
"A todos los valientes pilotos que desean liberarse del yugo comunista y comenzar una nueva y mejor vida con honor. . . se os garantiza refugio, protección y atención humanitaria. Si los pilotos así lo desean, sus nombres se mantendrán en secreto para siempre"
Parece que a los rusos no les gustó que se empezase a propagar este mensaje, mismo si teóricamente ellos no estaban en el ajo, así que poco tiempo después la emisión en ruso del mensaje animando a la deserción fue debidamente interferida desde una estación sin identificar mientras que las emisiones en chino o coreano siguieron sonando sin interferencia alguna. 



Bomba con 22.500 octavillas en Corea. Foto US Army
Según parece la Operacion Moolah propició una especie de purga interna en el seno de la Fuerza Aérea Norcoreana que hizo que la intensidad de los vuelos de los MiGs decreciera significativamente. Por su parte los pilotos norteamericanos que se enfrentaron a los MiG-15 al final de la guerra reportaron que los pilotos chinos y coreanos, teniendo en cuenta que por entonces los soviéticos habían decidido abandonar el conflicto, habían perdido habilidad a los mandos de sus aviones lo que viene a indicar que tal vez los sospechosos de poder desertar fueran sustituidos por otros pilotos más leales pero a su vez más inexpertos. 


Piloto Norcoreano No Kum-Sok. Foto USAF
El 27 de Julio de 1953 se firma el armisticio de la guerra de Corea sin que ningún MiG-15 hubiera desertado a Corea del Sur. Aparentemente la Operacion Moolah solo había cumplido con la misión de hacer a los dirigentes desconfiar de sus pilotos pero poco más. No obstante la sorpresa surge un 21 de Septiembre de 1953. Esa mañana el Teniente de 21 años y piloto de MiG-15BIS más joven de la Fuerza aérea Norcoreana, No Kum-Sok, se dispone a despegar en un vuelo rutinario desde la base aérea de Sunan. El MiG-15BIS que pilotaba No Kum-Sok era uno de los 16 nuevos ejemplares que el Ejercito Norcoreano había recibido  desmontados  secretamente por tren desde China violando así los términos del armisticio. En su lateral podía verse escrito en coreano junto al orificio de salida del cañón la siguiente declaración de intenciones: "Vacía tu vengativa munición sobre los malditos Yankees".  


MiG-15BIS de No Kum-Sok. Foto USAF
Los aviones al ser nuevos no tenían aun tanques externos por lo que su rango era muy limitado, aun así la base de Sunan se encontraba a tan solo 150 kilómetros del paralelo 38 que marca la frontera entre las dos Coreas, distancia que podía ser recorrida sin mayor problema sin necesidad de contar con tanques de combustible extra. Ese día No Kum-Sok, aparentemente harto del régimen Norcoreano y debido a que su madre se encontraba en Corea del Sur, tomó la decisión de empezar una nueva vida en occidente. Su destino ese día era la base aérea norteamericana de Kimpo, situada a tan solo 15 kilómetros al sur del paralelo 38. No obstante el tema no parecía que fuera a ser del todo fácil, en su camino de apenas 170 kilómetros No Kum-Sok iba a tener que evitar las baterías antiaéreas y interceptores tanto norcoreanas como surcoreanas y norteamericanas que surgían ya por entonces como setas en el área demilitarizada más militarizada que existe.


Avión de Kum-Sok en Kimpo junto a un Sabre. Foto USAF
Tras despegar de Sunan y cuando se encontraba a unos 70 kilómetros al norte de la zona desmilitarizada el MiG-15 No Kum-Sok viró bruscamente hacia el sur acelerando hasta alcanzar una velocidad aproximada de Mach 0.9. A pesar de intentarlo sus compañeros no parece que pudieran hacer mucho para detenerle. Para suerte de No Kum-Sok ese día el radar de defensa aérea de Kimpo encargado de vigilar los aviones que se aproximasen desde Corea del Norte se encontraba en mantenimiento por lo que los norteamericanos no se dieron cuenta de había un MiG-15 volando hasta que tomó tierra en mitad de todos los Sabres que se encontraban por ahí. Así como suena. No Kum-Sok recibió la nacionalidad norteamericana y se le hizo entrega finalmente de sus 100.000 dólares, algo que debió de pillarle por sorpresa ya que aparentemente no conocía nada de la Operación Moolah


Cheque recibido por Kum-Sok. Foto Myself
El piloto norcoreano explicaría más tarde que la operación de lanzamiento de octavillas se realizó sobre una zona en la que no había MiG-15's estacionados por lo que difícilmente ningún piloto norcoreano era consciente de la existencia de esa oferta. Por cierto, se cuenta que tras su deserción en Corea del Norte cinco de sus antiguos compañeros de escuadrón en Corea del Norte fueron ejecutados...


MiG-15 de Kum-Sok custodiado en Kimpo con la inscripción de la USAF. Foto USAF
A No Kum-Sok, como a Jarecki, se lo llevaron a un reservado y le estuvieron varios días interrogándole en todo lo relativo a la Fuerza aérea de Corea del Norte y al uso de los MiG-15 por parte de su antiguo ejército. Por su parte el magnífico ejemplar de MiG-15BIS seminuevo que se llevó consigo fue primero guardado a la carrera en un hangar y posteriormente tal y como marca la tradición diseccionado, empaquetado y enviado a la base aérea de Kadena en Okinawa, Japón, para someterlo a todo tipo de pruebas.  Algo que los norteamericanos se dieron prisa en hacer ya que estaban obsesionados con la idea de que la aviación norcoreana intentase bombardear el hangar de Kimpo donde lo guardaron temporalmente. 




2 comentarios:

  1. ¡¡¡Me encanta la saga!!!

    Gracias por el regalo de verano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te vas a "jartar"... no te digo la de episodios que tiene porque te caes de espaldas... más que la del portaaviones y hasta ahí puedo leer..

      un saludo Jose Manuel!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...